04 diciembre 2009

¿Nuestros hijos nos conocen?



Acabo de encontrar inspiración en una entrevista de nuestro admirado Carlos González en Bebés y más y esto me ha dado pie a escribir sobre si nuestros hijos nos conocen lo suficiente. Aquí os dejo la entrada de  Peques y más para ver que os parece.


Acabo de leer una fantástica entrevista en bebés y más que han realizado al pediatra Carlos González y aunque está enfocada casi en su totalidad a temas de crianza en los bebés hay una última pregunta relacionada con la conciliación familiar que me ha hecho plantearme si verdaderamente nuestros hijos nos conocen, saben lo que nos gusta hacer, en qué trabajamos, cómo es nuestro trabajo, nuestro día a día…

Para que entendáis de lo que estoy hablando, con el permiso de nuestros compañeros de bebes y más voy a copiar un poquito más abajo el extracto de la entrevista de Carlos González que me ha invitado a hacer esta reflexión sobre el conocimiento que tienen nuestros hijos sobre nosotros.

Para los que no conozcáis a Carlos González os puedo decir que es uno de los máximos exponentes en los países de habla hispana en métodos no conductivos, conocidos como crianza con apego. Ha escrito varios libros maravillosos que sin duda alguna os recomiendo, aunque para la edad con la que trabajamos en peques y más los más adecuados pueden ser los títulos “Mi niño no me come “ sobre alimentación infantil y el libro “Bésame mucho, como criar a tus hijos con amor” que para mi lo definiría como un libro clave sobre crianza.

El extracto de la entrevista es el siguiente y es la respuesta a la pregunta ¿Qué medidas ayudarían a mejorar verdaderamente la conciliación laboral?


“Conciliar la vida familiar y laboral quiere decir, debería querer decir, “hacer las dos cosas a la vez”. Como la madre africana que trabaja la tierra o vende en el mercado con su hijo a la espalda. Como nuestros bisabuelos, que ayudaban a sus padres en el campo o en el taller desde la infancia. Pero en nuestra sociedad hemos separado completamente la vida familiar y la laboral, no permitimos que los bebés ni los niños mayores entren en fábricas y oficinas. La guardería no es una medida de conciliación, sino la consecuencia de esa falta absoluta de conciliación: “deje el niño aquí antes de ir a trabajar”.

Hace siglos, un niño y acompañaba y ayudaba a sus padres en sus labores cotidianas, y probablemente aprendía y heredaba su oficio. Hoy no sabemos ni lo que hacen nuestros padres. Mi padre trabajó para pagarme la universidad, pero yo jamás pisé la oficina en que él trabajaba, jamás supe qué hacía él allí durante toda la mañana, jamás me dijo “hazme estas fotocopias, ve al archivo a buscar tales papeles…”, ni siquiera sé si donde él trabajaba había un archivo o una fotocopiadora.

Si queremos volver a conciliar trabajo y familia, deberemos cambiar completamente nuestro sistema productivo. Y si no, si optamos por seguir considerándolos inconciliables, pues tendremos que seguir eligiendo: o trabajas, o haces vida familiar.


De lo que personalmente extraigo un mensaje que me gustaría compartir con vosotros y es que entiendo que podamos pensar en lo difícil que sería plantearle a nuestro jefe tener que llevarnos a diario a nuestro hijo a la oficina, taller o almacén donde ejercemos nuestro trabajo. Imagino la cara de nuestro jefe quien por desgracia no entendería la necesidad que tenemos de compartir nuestro tiempo con nuestros hijos. Pero creo que muchas veces no hacemos lo suficiente por mostrar como somos a nuestros hijos.”

Y para ello propongo que empecemos a acercar a nuestros hijos un poquito más a aquello que los padres hacemos a diario, en lo que trabajamos, nuestras aficiones, ... porque aquí siempre hablamos de dar el primer paso para conocerles a ellos, pero también debemos dar el primer paso para hacernos conocer ante nuestros niños.

Hoy día a no ser que seamos autónomos es muy difícil tener a los hijos en el centro de trabajo, pero no está de más que nos pudieran visitar alguna vez mientras trabajamos o por lo menos enseñarles el lugar donde lo hacemos (si esto no va a suponer ningún problema laboral posterior, claro) y allí explicarles qué es lo a lo que se dedica su mamá o papá. En casa también podemos hablarles de ello, a mi me encanta enseñarle a mi hijo todas las entradas que voy haciendo en el blog y le explico que me encanta escribir y a veces cuando ve cosas que le parecen interesantes (normalmente dibujos animados) me comenta que que podría escribir sobre eso. Y a mi me encanta, me parece una muestra de interés hacia nuestra relación y es que el trabajo para hacer fuerte nuestra relación va a ser el querer conocernos cada día un poquito más.


Conozco a padres que se lamentan del poco tiempo que tienen para hacer deporte o ir al gimnasio cuando tienes hijos y mi consejo es que compartan ese tiempo de deporte también con los niños porque todos saldrán ganando. Tener hijos no es ninguna dificultad para practicar deporte, es tan sencillo como iniciar a los niños en algo tan beneficioso como es hacer ejercicio y además de empezar a crear un hábito muy saludable, estaremos afianzando unos lazos muy positivos en nuestra relación.

Y es que en los últimos tiempos siento como si los padres nos estemos volviendo un poco raros… ahora también han puesto guarderías en las entradas de los centros comerciales para que así los papás podamos hacer las compras tranquilos. Pero a ver, si no estamos con nuestros hijos el tiempo que están en el colegio, tampoco el tiempo de hacer deporte, el tiempo del trabajo y tampoco el tiempo de hacer las compras, entonces ¿alguien me puede decir cuándo vamos a estar con nuestros hijos? porque si hacemos las cuentas de las horas, minutos y segundos que pasamos con nuestros hijos, a mi no me salen las cuentas.

Espero que poco a poco los padres y madres empecemos a entender lo que significa tener hijos, que criar a un hijo en buenas condiciones emocionales no significa charlar una hora al día sobre como le ha ido “el cole”. Y es cierto que llevamos unas vidas muy ajetreadas, que trabajamos, que nos hemos buscado unas necesidades que no estaban en nuestra naturaleza… pero hago un llamamiento a integrar a nuestros hijos en nuestro trabajo, en nuestras costumbres, en nuestras tareas y necesidades. Integrar, eso es de lo que habla nuestro querido Carlos González, de integración de los hijos en nuestra vida. Porque debería de ser algo natural… es una pena que nos hayamos empeñado en ir en contra de lo esencialmente humano, porque durante siglos y siglos nuestros antepasados criaron muchos niños en la rebotica de un comercio.

Si os interesa saber todo lo que habla sobre crianza Carlos González en su entrevista de bebes y más no tenéis más que ir al enlace de más abajo.


Publicado originalmente en Peques y más
 
Entrevista completa de Carlos González en Bebés y más

3 comentarios:

sandrina dijo...

Miriam,me encanta el post, como siempre expones un tema muy interesante. Yo, como sabes, tengo la suerte de estar en casa,tengo la suerte de poder disfrutar de mi peque, y la verdad si tuviera que volver a trabajar no sé cómo me sentiria. Para mi es algo tan normal el pasar todo el día con mi pequeño que no concibo el separarme de él. Hoy por hoy, no pienso siquiera en llevarlo a la guarderia, para mi él no es una molestia, no tengo la necesidad de tener horas libres y si lo necesito mi marido y yo nos combinamos, pero para mi, mi nene es lo más lindo que me ha pasado en la vida y me gusta enseñarle todo lo que hago y compartirlo todo con él. Tienes razón, hoy en día, las personas van tan estresadas que hasta en los super nos ponen guarderias, para que vayamos tranquilos, para que no nos estresemos más, pero lo que verdaderamente tendría que pasar es un cambio en nuestra sociedad, poder combinar nuestra vida familiar con la laboral y poder disfrutar de esos rostros dulces que nos esperan en casa, que si, que son traviesos, que lloran... que hacen muchas trastadas, pero sinceramente, para mi mi vida es mejor desde que tengo ese rostro dulce que a veces rie, a veces llora y muchas hace trastadas y si volviera a trabajar ... no sé como lo pasaría, ni siquiera sé como lo pasaré el día que él empiece el cole, pero de algo estoy segura, me involucraré en todo lo que haga como lo involucro a él en todo lo que hacemos su padre y yo en la vida. Besos

Miriam dijo...

Sandra espero que vivas tu maternidad como te mereces! un abrazo! disfruta de ese trocito de cielo que tienes en casa.

Besos.

misteriosa dijo...

Me encanta el post. Además, es un tema que venía pensndo estos días, y hablándolo con mi marido. El es autónomo, trabaja en la construcción, y por un lado, muchas veces se ha llevado a Lucía (la mayor) con él a descargar material con la furgo o a ver a un cliente, sobretodo cuando yo tuve a Inés,pq se llevan poco tiempo y así yo estaba más tranquila con el bebé. Yo le digo que me alegro de que Lucía vea esas cosas y le haya acompañado, (ojo, nada de explotación infantil, ella sólo va a jugar con 2 piedras, que quede claro). Y me alegro, primero, por todo lo que expones, pq eso es la verdadera conciliación. Pero además hay otra razón: Y es que hoy en día parece que tenemos que comprarles de todo y ya está,y mira, a mí me parece bien que los niños sepan de dónde viene el dinero. Cuando tenemos que hacer tareas de oficina tenemos a las niñas ahí, molestando más que otra cosa, pero no hay mas remedio, y espero que si ven que no tenemos problemas económicos sepan darse cuenta de que eso está relacionado con las tardes que pasamos ahí currando en vez de en el parque.