23 septiembre 2010

Yo no quiero arrepentirme



Lo escribí hace unos días...

No quiero arrepentirme de no haber disfrutado de ellos como nos merecíamos. De no haber hecho todo lo posible por haber pasado todo mi tiempo disponible junto a ellos.


No me gustaría sentir que se me escaparon buenos momentos, que me perdí lo mejor de sus vidas, de mi vida... DE LAVIDA.

Los niños crecen, dicen que demasiado rápido. Y yo no lo discuto. Con un hombrecito en casa que va camino de los siete... una se pregunta como se nos pudieron pasar tan deprisa todos esos segundos, todos esos minutos.

Pero hoy, me digo a mi misma... que sí le disfruté. Y me siento orgullosa por ello, porque dicen que no se puede vivir de los recuerdos. Y quizás así sea. Pero los recuerdos nos hacen sentir que si hoy partimos hacia otra vida, la que dejamos aquí habrá merecido la pena.

Cada minuto de alegría, de compañía, incluso de momentos difíciles que paso con mis pequeños, me hace sentir que vivo, no solo que existo. Y eso como siempre digo: no tiene precio.

No quiero llegar, como tantas veces escucho, a tener cincuenta años, y tener que decir: "no disfruté de mis hijos, me perdí su infancia". No quiero esperar a tener nietos, para hacer de padre o madre. La vida solo se vive una vez y no se sabe hasta cuando. El mañana es hoy.

 Anoche me dormí entre dos ángeles. Hoy desperté junto a ellos y me dije: "No temas, haces bien. Tienes que pensar en tí y en ellos. El cariño no puede ser malo". Y aquí estoy disfrutando mientras recuerdo este sentimiento tan positivo y tierno que me dice que estoy aprovechando todo el tiempo de mis hijos.

 Lo demás, está de más.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bonito texto!! Claro que sí, no hay nada más bello que seguir tu corazón y sentir que estás dando todo y sembrando confianza y seguridad.

Fdo. otra mamá que duerme tranquila ;-) Sonia G A

Magda Pérez Hervás dijo...

Estoy contigo en cada palabra. Es algo que he tenido claro de siempre.
Tambien me gustaria dejarte un poema, que no se si conocerás, pero me encanta, porque creo que es una reflexión que hay que hacerse ahora y no cuando nuestros hijos son grandes.
http://trocitosdmi.blogspot.com/2009/10/ahora-que-aun-estoy-educando.html

Ileana dijo...

Muy bello y cierto!!!

La vida es ahora!!! Lo de sacrificarse ahora para un supuesto futuro es el engaño más grande del universo!!! Sobre todo, si lo que se sacrifica es la infancia.

Besos!!!

espontanea dijo...

De lo que yo me arrepiento a menudo es de estar a su lado y estar de mal humor. Y me arrepiento mientras está ocurriendo. Sé que la magia está a punto de desaparecer, que cumplirán esa edad en que ya no serán personitas mágicas.

Confío en que quede flotando para siempre en el aire de casa un poco de polvo de hada.

Rebe dijo...

di que sí, hay que disfrutar de cada minuto.
Lo que me hace gracia es que esto me lo dice la gente cuando me ve por la calle, gente que no me conoce de nada y me ve con Pequeña en brazos me dice: "disfruta de ella que se pasa pronto" y eso intento, disfrutar cada instante aunque a veces se me haga duro

Anónimo dijo...

Porras, con un buenorro como el de la foto, a ver quién es la lista que se arrepiente... ;-)

La Miri dijo...

Pues eso chicas! a sacar el máximo jugo de cada minuto con nuestros niños y tengamos la sensación de que estamos disfrutando de verdad de ellos! la infancia no vuelve... y es un momento mágico!

Magda ahora miraré el poema, gracias!

Besotes,

Miriam.

Patricia dijo...

Yo tampoco!

Pastor dijo...

Yo también soy de los que espero poder no tener que arrepentirme de no haber disfrutado de mis hijas. Antes de su llegada no me importaba retrasar un poco mi salida del trabajo charlando con los compañeros, o entretenerme un rato haciendo la compra. Y sin embargo ahora estoy deseando llegar a casa cada día y dedicárselo a mi esposa y a mis hijas. Allí tengo mi tesoro, mi castillo, mi vida... Minifragmentos de felicidad que se unen para formar un puzzle infinito del que no quiero perder ni una sola pieza.
Y viendo como estaba ayer por la tarde el parque de mi barrio estoy convencido que cada día somos más los que pensamos así.
Ciao!

-m- dijo...

qué bonito! se me han saltado las lágrimas.

Mi mayor también va a hacer 7 y cuando veo a nuestro tercer bebé con sus seis semanas, no puedo creer que hace NADA los otros dos también estaban así y ahora estan tan grandessss

Hace unos pocos meses los pasamos a otra habitación porque ya nadie dormía bien, se pateaban entre ellos y era un desastre, ahora están felices en sus camas y duermen del tirón y no sabes lo MUCHISIMO que los echo de menos en la cama!!!

igual algunas noches se quedan dormidos y luego los pasamos y otras se vienen por la mañana y es un gustazo!

1saludo

yo creo que si Pastor, cada vez somos más y sobre todo, más los hombres que no temen el decirlo!

sandrina dijo...

Qué bonito Miriam, me ha emocionado, y es que tienes toda la razón!!! Un besito, y que sepas que me encanta como ha quedado tu blog!!! Enhorabuena!!