27 octubre 2009

Una hora de tu tiempo


¿Cuánto dinero cuesta el cariño? ¿se puede comprar el amor incondicional? ¿podemos comprar a nuestros hijos con objetos materiales? ¿se sienten solos nuestros pequeños y nos extrañan? ¿Hacemos lo suficiente por compartir todo el tiempo posible con nuestros niños?

Encontré un cuento en la red que nos invita a reflexionar sobre todo lo que acabo de exponer y meditar si además de tiempo de calidad nuestros hijos necesitan también cantidad de tiempo.  Para llegar a conocer a nuestros hijos debemos pasar tiempo con ellos, no podemos limitarnos a llenarles de regalos o darles un beso de buenas noches.

Una hora de tu tiempo

Un hombre vino a casa tarde del trabajo, cansado e irritado, y encontró a su hijo de 5 años esperando en la puerta.

- ¿Papá, puedo hacerte una pregunta?

Sí, ¿cuál es?" contestó el hombre.

- ¿Papá, cuánto ganas en una hora?


Eso no es asunto tuyo. ¿Por qué preguntas eso? - Dijo el hombre enojado.


- Sólo quiero saberlo. Por favor dime, ¿cuánto ganas en una hora? repitió el pequeño.

Si quieres saberlo, en una hora gano 20 Euros.

- "Oh" - contestó el pequeño, cabizbajo. Volviendo a mirarlo, dijo

- ¿Papá, puedo pedirte prestadas 10 Euros?

El padre se puso furioso. Si la única razón por la que me has preguntado eso es para poder pedirme prestado dinero para comprar un juguete tonto o alguna otra cosa sin sentido, entonces vete directamente a tu cuarto y acuéstate. Piensa sobre por qué estás siendo tan egoísta.


Yo trabajo muy duro muchas horas todos los días, y no tengo tiempo para estas tonterías infantiles."

- El chico fue calladamente a su cuarto y cerró la puerta. El hombre se sentó y empezó a ponerse aun más enfadado pensando en la pregunta del muchacho.

¿Cómo se atreve a preguntar cosas así sólo para conseguir algún dinero?

Después de aproximadamente una hora o así, el hombre se había tranquilizado, y empezó a pensar que quizás había sido un poco duro con su hijo. Quizás había algo que realmente necesitara comprar con las 10 Euros y realmente no pedía dinero muy a menudo. El hombre fue a la puerta del cuarto del muchacho y abrió la puerta.

"¿Estás dormido, hijo?" - Preguntó.


- "No papá, estoy despierto," - contestó al muchacho.


"He estado pensando, quizá haya sido demasiado duro contigo antes," dijo el hombre, "Ha sido un día largo y he pagado mi agresividad contigo. Aquí están las 10 Euros. que me pediste."

- El pequeño se sentó y sonrió. "¡Oh, gracias papá!" gritó.

Entonces, buscando bajo su almohada sacó algunos billetes arrugados. El hombre, viendo que el muchacho ya tenía dinero, empezó a ponerse enfadado de nuevo.


El pequeño contó despacio su dinero, entonces miró a su padre.

¿Por qué pides más dinero si ya tienes? - refunfuñó el padre.

- Porque no tenía bastante, pero ahora sí, contestó.


- Papá, ahora ya tengo 20 Euros ¿Puedo comprar una hora de tu tiempo?

- Por favor ven a casa temprano mañana. Me gustaría cenar contigo.


Autor: Desconocido

4 comentarios:

J.A. dijo...

Excelente tu blog, estoy totalmente de acuerdo en todo. Muchas gracias por escribir tanto y tan bien!.

Un abrazo

Miriam dijo...

Gracias a ti por tu comentario. Es toda una alegría recibir en mi blog a tantas mamis que siguen su instinto y confían en él. Y es que en realidad no hay más que hacer para criar con amor a nuestros pequeños.

Muchas gracias y un abrazo!

♥Dianita♥ dijo...

hermosa reflexión y triste realidad :(


te dejo mi nuevo blog miriam... este es público y aquí no muestro fotos de mis hijos, ni sus nombres.. ya sabes... tambié tengo el anterior ese sí es privado pero tú sí puedes entrar... te dejo el nuevo:

http://amordemujeresposaymadre.blogspot.com

Miriam dijo...

Hola DIana! que alegría recibirte con nuevas noticias! ahora mismo voy a ve tu nuevo blog! Felicidades!