27 febrero 2010

Demasiadas cesáreas nos están dejando sin hormonas para parir naturalmente

Acabo de encontrar un texto publicado en el diario ABC que quería compartir en mi blog.  El ser humano lleva evolucionando desde el comienzo de sus días y quizás lo esté volviendo a hacer ahora en referencia al parto.  Pero ¿evolucionamos para bien? sinceramente creo que no. Evolucionamos en una dirección sin retorno, en un camino que nos está arrojando a la incapacidad "paritoria" de la mujer.  El cuerpo de la mujer como nos están instrumentalizando y manipulando el parto médicamente se comienza a negar a producir esas sustancias tan necesarias que son nuestras hormonas para desencadenar el nacimiento. 


¿De verdad queremos evolucionar en esa dirección? ¿Queremos depender de los médicos y de sus medicinas y artilugios para parir? Que triste es teniendo dentro de nosotras las claves para que el parto sea algo maravilloso, el tener que hacer de ello una enfermedad. Dejo enlazado el artículo del diario ABC del que os hablo, reflexionad sobre ello.



26-02-2010 / 15:00 h

(Canarias) SOCIEDAD-SALUD,SALUD

La generalización de las cesáreas nos deja sin hormonas del amor


Este es uno de los asuntos que centra el Congreso Internatlántico sobre Parto e Investigación en Salud Primal que reúne desde hoy y hasta el domingo en la capital grancanaria a un millar de expertos en obstetricia y ginecología de 31 países, destacó hoy en un encuentro con periodistas su director, Michael Odent.
El ginecólogo francés, pionero en la promoción del parto fisiológico y precursor, hace tres décadas, de las bañeras de dilatación, anunció que "hoy en día, en todo el planeta la cantidad de mujeres que dan a luz a su bebé y alumbran la placenta gracias a la liberación de las hormonas naturales -denominadas del amor, la más importante de ellas, la oxitocina- está llegando a ser cero debido a la generalización de las cesáreas".
Al igual que los mamíferos, dijo, los humanos necesitan liberar estas hormonas para poder dar a luz, entre otras cosas, porque ello favorece que la madre pueda cuidar luego a su bebé.
Odent agregó que el hecho de que la cesárea se haya impuesto en muchas partes del mundo, ha ocasionado que incluso a las mujeres que todavía dan a luz por vía vaginal haya que suministrarles un sustituto farmacológico para que puedan reproducir lo que hacen estas hormonas del amor, ya que también a ellas les resulta difícil liberarlas "al no estar en un entorno apropiado".
"Hoy en día, la mayoría de las mujeres dan a luz con un suero, con oxitocina sintética, para reemplazar su oxitocina natural. No pueden liberar las endorfinas, necesitan la anestesia epidural, y todos estos medicamentos inhiben la liberación de las hormonas naturales y tampoco tienen el mismo efecto de comportamiento", refirió.
El ginecólogo galo dijo que el que el número de mujeres que dan a luz a su bebé y alumbran la placenta gracias a la liberación del cóctel del amor esté llegando a ser cero "es una situación totalmente nueva en la historia del nacimiento y de la Humanidad" que obliga a los científicos a hacerse "nuevas preguntas".
Entre ellas, dijo, habrá que plantearse "qué pasará después de tres, cuatro o cinco generaciones" y "si, de repente, son obsoletas las hormonas del amor en un período tan crítico", como es el perinatal.
También habrá que evaluar "qué pasará en términos de civilización, porque cuando se interfiere en el nacimiento de otros mamíferos es sencillo: la madre no cuida a su bebé, pero en los humanos es muchos más complejo".
Esto es así, dijo, porque los seres humanos "hablan y crean cultura", de ahí que su comportamiento, en algunas situaciones, "esté menos directamente influenciado por el efecto del equilibrio hormonal y más determinado por el entorno cultural". EFE pcr

2 comentarios:

Caro dijo...

Realmente da mucho miedo... hay que esforzarse más en que las cosas cambien.

La Miri dijo...

Caro estoy completamente de acuerdo... si dejaran parir a la mujer libremente, si nos dieran realmente cursos pre-maternales y nos enseñaran que con el agua, con las técnicas de relajación y con tiempo se puede parir como nos merecemos... si los médicos vieran en las parturientas a personas individuales y no a un conjunto con normas... cuanto beneficio se encontraría para parir como Dios manda.

Saludos.