11 abril 2010

¿Cuántos hijos debemos tener?



La eterna pregunta ¿no creéis? y me gustaría compartir mi visión como siempre desde este pedacito del mundo que me he apropiado en forma de blog.

Yo como sabéis tengo dos peques: un maravilloso niño y una peque. Según muchos la perfección en lo que ha hijos se refiere, pero siento discrepar que en tema de número y de niños no hay perfección que se valga.

Así que si estáis buscando una respuesta concreta a la pregunta que planteo en el título del post, mejor que no sigáis leyendo. Pero si lo que queréis es una explicación sobre porqué digo esto adelante...

Cada niño es distinto y especial al igual que cada madre y las necesidades y deseos de cada uno de ellos dos van variando a partir del desarrollo continuo que experimenta el ser humano.

Por un lado están los deseos de los padres, las ganas y fuerzas que tengamos de afrontar la paternidad y maternidad como se merece. No basta con ir a trabajar y traer dinero y muchos regalos, ropa de marca y clases extraescolares y campamentos de verano a os niños. Los niños necesitan mucho tiempo, paciencia, dedicación y amor. Y aunque habrá veces que este amor lo podamos dar conjuntamente a todos nuestros hijos otras veces nuestros pequeños necesitarán momentos individuales para cada uno para sentirse bien atendidos.

A veces nos pensamos que cuanto más grandes los niños menos nos necesitan... y esto no creo que sea cierto. Quizás no necesitan que les protejamos igual con el tema de los accidentes domésticos (que tan locos nos trae a los que tenemos bebés). Pero aunque sean más mayorcitos, nos necesitan igual de intensamente o más, en otros temas que verdaderamente se van complicando.

Nuestros hijos nos tienen como referencia, como un libro abierto de la vida al que pueden consultar y como bálsamo protector cuando tantas veces sienten que la vida es tan rara en algunos aspectos que a sus ojos de niño se les escapa de las manos. Aunque en realidad los raros quizás seamos los adultos, que complicamos tantas veces lo más sencillo. Pero esto mejor lo dejamos para otro post.

A lo que iba, que el número ideal de hijos puede ir de 0 para aquellos que no crean que esto de las paternidades y maternidades vaya con ellos, en adelante. Porque hay personas que tienen todo el derecho del mundo a no ser padres, sin que se les recrimine. Faltaría más. Es cierto que ser madre para mí es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero también es cierto que ser padre o madre para una persona que no lo desea puede resultar algo que le marque para siempre... y lo peor que tras ese padre o madre haya un niño infeliz, y eso no se puede consentir.

Que tenemos que contar que cada niño es diferente y tiene unas necesidades y una vez están en este mundo no es algo que podamos cambiar y se merece ser atedido en las mejores condiciones.

Que los niños recordemos que vienen porque nosotros los llamamos.... que porque la mayoría de personas tengan dos hijos no quiere decir que todos tengamos que tener dos hijos si no estamos preparados para atenderlos como se merecen. Cuando hablo de como se merecen me refiero a físicamente, pero sobretodo emocionalmente, algo que muchos de nosotros descuidamos o intentamos atajar justifcando este atajo como por su bien, según nos cuentan en los medios.

Si ya tenemos dos hijos y seguimos teniendo ansia de ser padres, creemos que nuestros hijos están bien atendidos y demás. Entonces tampoco deberíamos dejarnos influenciar por las etiquetas y seguir nuestro instinto hasta donde nos lleve. Quizás lo de tener una familia numerosa sea lo mejor para nuestra vida y nos llene de felicidad, entonces a por ello.

La vida solamente se vive una vez y es muy triste cuando uno sabe que podría haber sido más feliz y la cosa se quedó en el camino por falta de valentía ¿no creéis? yo de momento me quedo con dos. No sé que me deparará el destino algún día, pero con mis dos hijos tengo de momento mis ansias de ser madre cubiertas ya que veo que tengo mucho trabajo para intentar cada dia mejorar como mamá para ellos y poder enseñarles todo lo que me gustaría. Quizás esta circunstancia cambie algún día (aunque con lo agotada que estoy...) y entonces los que están conformes con mi ideal parejita pensarán que estoy loca por volver a empezar... ¿volver a empezar en la felicidad de ser madre? ¿donde se firma?

Os dejo con una preciosa canción que habla sobre que ser padres no se limita a muchas cosas de las que hoy damos por hecho que es serlo... es de Franco de Vita con el título de No basta. A disfrutar de este maravilloso domingo!

3 comentarios:

Tita dijo...

Como dice la canción, y tu post: No basta...

Ser padre no tiene vuelta atrás: es para siempre, y las 24 horas, y cada hijo es diferente. Algo a tener en cuenta a la hora de tener más hijos.

Bien dicen que la manera de ser de un hijo o sus problemas condicionan a tener más o no. Es lógico, si alguien te absorve el 90% de tu tiempo, no vas a dar a sabiendas sólo el 10% a otro.

Es la paternidad responsable

Besos

misteriosa dijo...

Esta pregunta llega en días en que me hacía otra vez ganas lo de ir a por el tercero. El otro día miraba con Lucía fotos de cuando ella era bebé, y me entró una nostalgia de bebé...

me asusta verme con mucho trabajo, y no poder dedicarles a todos ellos el tiempo que necesitan, pero también pienso en cuando hablas con gente mayor y te dicen que ojalá hubieran tenido más hijos, porque eso es lo de verdad importante en la vida...

La verdad es que hasta dentro de 3 ó 4 años no lo descarto del todo.

Besitos

Anny dijo...

Como sabes soy mamá de un hijo único. Debido a mis circunstancias no me planteo tener otro aunque no niego que me gustaria nuevamente ser mamá.
Más he aprendido a sentirme feliz y completa y poder transmitirle la misma seguridad a mi hijo.
Un abrazo fuerte.