24 septiembre 2009

Cuando duerme una madre junto al niño.


Aquí os dejo este poema que algunos conoceréis de Miguel de Unamuno que me consquistó al leerlo y que quiero compartir con vosotros desde mi humilde blog:



Cuando duerme una madre junto al niño

duerme el niño dos veces;

cuando duermo soñando en tu cariño

mi eterno ensueño meces.


Tu eterna imagen llevo de conducho

para el viaje postrero;

desde que en ti nací, una voz escucho

que afirma lo que espero.


Quien así quiso y así fue querido

nació para la vida;

sólo pierde la vida su sentido

cuando el amor se olvida.


Yo sé que me recuerdas en la tierra

pues que yo te recuerdo,

y cuando vuelva a la que tu alma encierra

si te pierdo, me pierdo.


Hasta que me venciste,

mi batallafue buscar la verdad;

tú eres la única prueba que no falla

de mi inmortalidad.


Miguel de Unamuno


2 comentarios:

Ileana dijo...

Jaja, qué bueno, Unamuno defensor del colecho ;-)

Otro "iniciado".

Gracias por este descubrimiento.

Besos!!!!

Miriam dijo...

Gracias a ti Ileana! un saludito!