24 marzo 2011

Cuando tu cesárea te marca (Dos kilos ochocientos)

Acabo de descubrir gracias al blog el Parto es Nuestro un poema que abre heridas.

Quizás unas heridas que jamás se cerrarán del todo... no se puede nacer dos veces.

No es un capricho, muchas de nosotras hemos sido sometidas a cesáreas traumáticas. Es cierto, volveríamos a pasar por ellas millones de veces. Miles de millones si hiciera falta para obtener nuestra bendita recompensa.

Pero no es justo. Debemos denunciarlo, gritarlo y anunciarlo al mundo. ¡Somos personas!

Esta pequeña introducción simplemente para dejaros un maravilloso poema extraído del maravilloso poemariio teatral "Si tu no hubieras nacido", de Carlos Laredo. Ahí va.

Dos kilos ochocientos

Yo nací con dos kilos ochocientos
Un kilo, dos kilos, dos ki-los-o-cho-cien-tos
A tu pesar, a mi pesar, pesé dos kilos ochocientos.
No te acuerdas del día en que nací y sin embargo
Te amo

Cuando mi hijo nació, el médico lo salvó con su bisturí
Con una cesárea que no era necesaria. Y tú no querías
nacer así.


Nadie quería que yo naciera, pero he abierto un paréntesis
para estar aquí, de pie, delante de ti.
Porque, si yo no hubiera nacido,
tú tampoco lo habrías hecho

Me cortó los abdominales con mi tarjeta visa, sin aviso
de los dolores posteriores
Garantizando un puerto seguro para salir a la mar
Y tú no querías nacer así.


A tu pesar, a mi pesar, pesé dos kilos ochocientos.
Y nadie pudo acabar con el motivo de mi nacimiento.
Un parto seguro sin lugar donde amar.
Cortando el ancla sin preguntar, como si no nos
pudiéramos abrazar. Separados, sin más, en la dichosa
tortura natal

Y tú no querías nacer así.
Y te diste cuenta de que yo era un trozo de carne con ojos
y que mis ojos te necesitaban
No te acuerdas del día en que nací y sin embargo
te amo

Y yo estoy aquí, de pie, delante de ti
Soy el espejo del deseo no deseado
Y tú querías nacer despacito.
Él tenía prisa, ¡qué le vamos a hacer!
Tú tenías sueños, ¡qué le vamos a hacer!
Yo tenía miedo, ¡qué le vamos a hacer!
Y tú no querías nacer así.


Mi hijo podía sufrir, yo podía morir.
Y él no podía quedarse allí un poquito más y esperarte.
Esperarte por el camino anunciado, por el sendero del
ser humano


Y tú no querías nacer así
Arrancado de tu sueño.
Arrancado de mí.
Arrojado, pinchado y golpeado
Te arrojaron al aire como lanzando a una piscina
Al que no sabe nadar.
Y tú no querías llegar así.


Poemario teatral en un acto

Este texto enhebra los hilos invisibles que se tejen entre las personas. Nacemos tejidos por nuestros antepasados y bordados por nuestros contemporáneos. Bordados por hilos invisibles de un amor hecho de raíces, como el que nos une a nuestros hijos y a nuestros padres. Este canto de amor entre generaciones no esta exento de gritos ante un mundo que tiende a mercantilizar cada nacimiento. Anidar un mundo venidero de un modo diferente es posible, y tal vez pase por empezar a creer que los recién nacidos son los más viejos de la humanidad.

Palabras de Carlos Laredo.

Música de Alexander Scriabin interpretada por Mikhail Studyonov.

5 comentarios:

mama de parrulin dijo...

Parrulín nació por cesarea (innecesarea) tres kilos novecientos cincuenta.
Pero no se me olvidará nunca.
No era necesaria, pero tampoco fue traumática, la recuperación fue buena.
Igual es que no he entendido la entrada, pero no me ha gustado nada. ¿Cómo se me va a olvidar? Lo sentía todo aunque sin dolor, sentí como lo sacaban. Ví todo lo que ocurría en los ojos de su padre que estaba conmigo. El segundo que me lo enseñaron por encima de la sábana.
Fueron cinco minutos lo que tardó en venir con él el pediatra, no sé la de veces que pregunté ¿pero está bien?
Cuando llegó el pediatra y se dirige exclusivamente a mi marido tiene un no-se-que-raro-cosas-de-medico. La histeria mía ¿Que tiene?!!! Ay, tranquila, un antojo. Bueeeno...
Cada minuto vivido no lo olvidaré jamás.
Y el trozo de carne con ojos tampoco me ha gustado.
Que raro miriam, donde has sacado esto? Con lo dulce que tú eres.
Será que no lo he entendido.

Miriam H. Bravo dijo...

Siento que no te guste... en realidad no es algo bonito... es simplemente una denuncia sobre aquello que debe cambiar...

Mi hijo nació en una cesárea complicada...

No me respetaron, no me informaron, me arrancaron a mi hijo, se lo llevaron...

Y como yo esto le ha ocurrido a muchas mujeres...

Mujeres incomprendidas...

¿Porqué lloras mujer? acaso no tienes a tu hijo en brazos?

De eso hablo...

Me alegro que tu cesárea no dejara huella...

Besos,

Miriam

mama de parrulin dijo...

Lo que quiero decir, es que en la entrada parece no deseado o no querido el niño.
Mi cesarea fue en parto inducido a las casi 42 semanas, no dilaté con la oxitocina, tuve contracciones no dolorosas durante 8 horas, incluida rotura manual de bolsa, niño sin sufrimiento.
Y bueno, supongo que se querían ir a casa con "el trabajo hecho" y a las 7 me llevaron a cesarea.
No fue traumática, pero no quería que hubiera sido así, siento una gran pena de haberme perdido un parto "de verdad" imagino que para siempre, la subida de la leche, una lactancia adecuada...
Y por lo que parece la tuya no ha sido así, entiendo que cada experiencia es única y cada mujer lo vive de una forma diferente.
Es verdad también que la gente no comprende, lo que dices No tienes a tu bebé en brazos?
Recuerdo haber llorado cuando me dijeron que iba a cesarea y la matrona decirme Anda, pero si vas a parir como las señoras, no te quejes.
Increible comentario.
Un beso guapa!

etiKeta dijo...

Yo tuve una cesarea (necesaria) y tuve la suerte de que me trataron muy bien!! Me dieron mi hijo un ratito antes de llevarselo muy poco tiempo. Me fui de la sala con el en la teta!! Siempre me arrepentire de no haber parido pero siempre me acordaré ( de forma positiva)de como nació mi hijo!!

Miriam H. Bravo dijo...

Etiketa, mama de parrulin... gracias por vuestros testimonios. Es cierto que otro tipo de cesáreas es posible... por eso hay que hablar sobre ello.

Fuertes abrazos,

Miriam