23 junio 2009

COLECHO VERSUS ESTIVILL

Había pensado hacer esta entrada hablando de los beneficios del colecho practicado con seguridad (dormir con nuestros hijos). También habría hecho una vez más apología en contra del señor Estivill y su - a mi modo de ver las cosas- maléfico plan en contra de los niños.

Al final he decidido que sois vosotros y cada uno los que tenéis que contrastar las escenas que vienen a continuación. En el caso del colecho, me gustaría agradecer a los autores de los vídeos que voy a dejar en mi blog su realización y difusión en la red. Me parecen preciosos.

En el vídeo de la demostración del método Estivill me gustaría avisar que pueden herir sensibilidades, ya que es muy doloroso ver a este pequeño desamparado.

Espero que os llegue el mensaje que quiero transmitir.


VIDEO MÉTODO ESTIVILL:

http://


VÍDEOS COLECHO:


http://


http://


7 comentarios:

Selva dijo...

Lo primero de todo, decirte que yo también soy madre y que quiero a mis hijos con toda mi alma, pero esto no es óbice para que permita que pasen por encima de mi y hagan lo que se les antoje y encima conlleve que sea perjudicial para ellos.
Mis hijos han dormido conmigo de forma esporádica en momentos puntuales como cuando tenían miedo o se encontraban enfermos, por supuesto que estoy a favor de ello, no obstante lo que está mas que claro, cristalino, es que no puedes permitir que esto se convierta en el pan de cada día y que ellos duerman todas las noches contigo, como parece ser el caso de este niño de unos 2 años que al parecer solo puede dormir con su madre. Permitir ésto es un completo desacierto y algo totalmente perjudicial ya no solamente para el niño, que es sin duda la razón fundamental, porque así nunca aprenderá a dormir solo y le creará una dependencia enfermiza, sino también para sus padres cuya relación se verá totalmente afectada por la falta de intimidad.

Pienso que tenemos que ser serios y realistas y dejarnos de tanta sensiblería absurda con el tema de los hijos que no les ayuda para nada en su desarrollo como personas.

Mis hijos son unos niños felices y orgullosos de sus logros como el hecho de poder ir de campamento y saber adaptarse perfectamente al hecho de dormir fuera de casa sin problema alguno.

El tenerlos constantemente metidos bajo las faldas no les va ayudar en absoluto a que el día de mañana se conviertan en hombres y mujeres independientes y seguros de sí mismos.

hijos del mundo dijo...

Pues yo, pese a que soy a favor del colecho y partidaria por la investigación científica, que la hay y muy seria en cuanto a los beneficios de esta técnica, creo que cada madre debe de educar a su hijo como crea mejor, preferiblemente con amor y mucha dignidad... Lo que creo que es muy negativo de esta tendencia a dicotomizar el sueño, que por norma, termina en discusiones acaloradas entre padres y profesionales, es que nos separamos más en vez de unirnos.
Una cosa es evidente y lo demuestran algunas disciplinas, que la educación basada en la separación y obsesión cultural de que los niños abusen de tu autoridad parte de los conceptos capitalistas que cada vez está más, por suerte, caen en desuso, el miedo a que los hijos dependan de los padres se fundó principalmente por la necesidad de hacer una separación del vinculo afectivo y poder atender las actividades económicas de primera orden social, el trabajo. Sin embargo, hay una serie de análisis sociológicos que indican que la era industrial está finalizando y que, inevitablemente, la humanidad entra en un período ecológico que tende a restablecer el agotamiento de nuestras estructuras establecidas de periodo capitalista e industrial, para dar origen a período ecológico, en el cual los valores y las necesidades afectivo emocionales y biológicas del hombre/niños prevalecen sobre los valores económicos de la sociedad. Lo cierto es que el período anterior se caracteriza por una serie de competencias agresivas y de desapego que, precisamente, garantizaban la eficacia del esquema económico. Yo pienso que en cualquier periodo de transformación hay colectivos que se adaptan más rápido y otros más despacio, normalmente va en sintonía con el nivel socioeconómico, aquél que ha podido leer y informarse tiene más claro y padece menos inseguridad en cuanto a la trato que dispensa a sus hijos, el desconocimiento y la falta de información produce miedo y desconfianza, por consiguiente mayor nivel de inseguridad.
En un trabajo que realicé hace poco para una asignatura de la universidad, hacía referencia a una frase de Albert Einstein "Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio". Así que la mejor solución en estos casos es la paciencia, esperar a que los cambios se produzcan e intentar resistir a las técnicas conductistas que son, específicamente, predominantes de auge de la era industrial y capitalismo, los cambios socioeconómicos se dan con extremada rapidez y somos forzados a aceptarlos para subsistir, sin embargo los culturales tardan años y años en modificarse. Solo tenemos que ver los temas de la igualdad de género... ¿también habrán detractores, verdad? nos queda utilizar la palabra y los discursos de los grupos sociales para que otros se sensibilicen, eso es vital, por eso muchas madres como yo, divergimos totalmente con los métodos conductistas, para el sueño, para dejar los pañales, etc, etc... Nadie va en contra de ningún padre, cada cual hará de acuerdo a sus capacidades emocionales y de criterio.Muchos solo necesitan estar informados.

Un saludo y enhorabuena por el blog

Miriam H. B. dijo...

Lo primero daros las gracias por vuestras aportaciones. Gracias.

Selva, con todos mis respetos, no creo que colechar sea perjudicial para la salud del niño. Después de leer sobre el tema, y contrastar informaciones he aprendido que dormir es un aprendizaje, que cada niño va adquiriendo más rápida o menos rápidamente. Igual que caminar, hablar...

No pongo en duda que nadie quiera a sus hijos, es más estoy segura que todos queremos lo mejor para ellos. Pero yo y muchas otras madres y padres, somos incapaces de ver como nuestros hijos lloran desamparados, porque no atendemos sus necesidades.

A mi no me importa dormir a mis hijos. Es más, me gusta. Me encanta hacerlo. Y disfruto de ello.

Con mi primer hijo, tuve que justificar muchas cosas... como compartir cuarto con él dos años y medio.

Ahora sé que no les perjudico. He leído y he hablado con mamis que por experiencia propia también lo saben.

Ahora sigo mi instinto. Y la verdad que me van bien las cosas.

Hijos del mundo, gracias por escribirme y gracias por tu opinión, la cual comparto como puedes ir viendo en el blog. Espero que sean de tu agrado las entradas que vayan apareciendo.

Muchas gracias, me encanta recibir todo tipo de comentarios, como sabéis es la energía del mismo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

¿Puedo hablar desde mi propia experiencia?

No soy madre, soy hija, y cuando era chica me dejaron dormir con mis padres hasta una edad muy avanzada, los doce años, ¿por qué? Porque no me enseñaron a dormir sola.

Cuando ya era grande para ocupar espacio en la cama matrimonial, me hacían un colchón en el suelo, y así dormí hasta que ya no me dejaron allí y empecé a dormir con mi hermana más o menos hasta los dieciséis años, y esporádicamente después de ello, hasta la actualidad sigo visitando el cuarto de mis padres haciéndome colchoncito en el suelo, y tengo veinticinco años.

Solo para aportar un testimonio: el colecho es lo MÁS PERJUDICIAL que se puede hacer a un infante, es un gravísimo atentado contra su desarrollo psico-emocional.

Anónimo dijo...

La persona que ha dicho que ha dormido hasta los 12 con sus padres y que el colecho por tanto es perjudicial, le haría yo una pregunta ¿y el método de adiestramiento ferber/estivill no lo es acaso? porque no hay que bucar mucho en internet, el libros tanto de ahora como de hace unos cuantos años de lo perjudicial que es ese tipo de métodos. Y me pregunto yo ¿qué método? tengo 23 años y MI MADRE no aplicó ningún método conmigo ni con ninguna de mis dos hermanas ¿por qué? porque es antinatural, porque siguió sun instinto y porque siempre se ha hecho así, dándoles el pecho, acuándoles, cantándoles...y sino pues es muy sencillo, no tengan hijos y compresen una planta, que total esa si que no llora por las noches ni nunca

Anónimo dijo...

Sinceramente, no me creo que con 25 años sigas durmiendo con tus padres, y si fuera asi no creo que la culpa la tengan ellos por haber practicado el colecho. Desde luego yo no pienso torturar a mi hija con el metodo estivil ( plagio de ferber, ni siquiera descubierto por él).

En contestación al otro comentario ... Veo que no has leido mucho al Dr Carlos Gonzalez... Crees que por practicar colecho no se va a aprender a dormir solo nunca? Acaso hay mucha gente que con 15 años quiera dormir con sus padres? Aprender a dormir es una cuestión de maduración, al igual que aprender a comer, a hablar o a andar.

Anónimo dijo...

A LA CHICA Q HABLA COMO HIJA LE COMENTO RESPETUOSAMENTE: yo dormi con mis padres hasta los 15, y soy la mujer mas INDEPENDIENTE DEL MUNDO! eso solo me ha hecho ser mas comprensiva ahora q soy madre! el dia q tengas un bb vas a entender muchas cosas q ahora no pudes ver, y respecto a tu problema de sueño mas bien te recommiendo internarte en la psicologia o psicomagia PARA DESCUBRIR REALMENTE Q ES LO Q PASA POR TU CABEZA.