01 mayo 2011

El regalo del Señor Ministro


Hoy es el día de la madre. Felicidades a todas las mamis que lo celebréis. Está bien celebrar las cosas, pero ser madre, es algo que por suerte podemos celebrar todos los días.

La maternidad es algo mágico, que nos transforma en las tigresas de nuestra camada, que nos hace luchar a diario contra el mundo e intentar cambiarlo para y por nuestros hijos.

Yo personalmente esto del día de la madre me lo tomo bastante tranquilamente. Hoy no he hecho nada especial. Bueno sí, ser madre a tiempo completo. Cuando tienes que trabajar, el ser madre a tiempo completo es algo especial. No tienes que pensar ni en qué habrán comido los peques, ni en si te echarán de menos, ni nada de eso.

Puedes encargarte de hacer cosas con ellos en persona, sin delegar en los demás, aquello que tanto os enriquece mutuamente. Todo un regalo, para mamás e hijos. Todo un derecho. Y por desgracia tantas veces, toda una utopía.

Sí. Hoy he recibido un triste regalo del día de la madre del Señor Ministro Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez. Debe ser que no se ha leído el último informe del impacto de la conciliación familiar y laboral sobre el bienestar de la infancia, que el observatorio EFR publicó hace muy poquitos días. Algo que desde aquí, le invito a hacer.

El regalo del señor Valeriano no es otro que solucionar el tema de la conciliación laboral y familiar "escolarizando a los niños nada más nacer".

 Al escuchar semejante afirmación, no he podido más que estremecerme, porque es todo lo contrario de lo que intentamos a diario muchos papás y mamás comprometidos con la crianza de nuestros hijos, que trabajamos, que intentamos hacer malabarismos para ser nosotros mismos,  los que criemos a nuestros pequeños. Desde que nacieron, hasta que se formen como seres humanos.

Señor Valeriano, es cierto que necesitamos ayudas para conciliar. Pero desde mi humilde situación, déjeme decirle que no necesitamos guarderías para recién nacidos. Necesitamos TIEMPO con nuestros hijos. Y ellos necesitan ese tiempo para criarse de una forma sana y desarrollarse plenamente.

Ellos son la cantera de la humanidad. No lo olvidemos.

Un bebé necesita el contacto materno la mayor parte del tiempo. Necesita a sus padres, a aquellos que tienen toda la vida para trabajar, pero un tiempo limitado para dar a su bebé eso que tanto necesita.

¿Porqué siempre pagan los mismos? ¿Porqué siempre se quiere recortar de lo más importante? Nos estamos equivocando y haciendo las cosas del revés.

Señor Valeriano, ruego que nos escuche y le invito a aprender un poco más sobre lo que verdaderamente necesitan nuestros hijos: Unos padres que trabajen para vivir, educar y formar a esos de hoy que son el futuro de nuestro país.

Si queréis leer todo lo que ha dicho el Señor Valeriano Ministro de Trabajo e Inmigración lo podéis hacer en la página de la Vanguardia

6 comentarios:

Carol dijo...

Menudo regalo nos ha hecho a las madres y futuras madres... ¿de verdad se creen lo que dicen? No puedo creer que un gobierno que se supone que aboga por políticas sociales piense que igualdad y conciliación es dejar a nuestros hijos a cargo de otras personas para mejorar nuestra productividad nada más nacer. Entonces, ¿ahora escogeremos las madres si cogemos la baja maternal o no? ¿Qué tipo de sociedad estaríamos creando? Porque parece que a este señor se le olvida que mañana estos niños a los que dejamos sin sus padres cuando más los necesitan serán los hombres y mujeres del futuro.
¡Estoy indignada!

Gracitata dijo...

Creo que esta mañana o esta noche nos ha pasad un poc lo mismo a todas las madres, nos hems quedad heladas ante semejante desfachatez.Como dices necesitams más tiempo con nuestros hijos y familia y no al revés, en eso se basa la cnciliacion. Y si, por desgracia siempre pagan los mismos, los más inocentes cm los niños..parece que ellos no tengan derecho a nada.... :(
Gracias por aportar este post.

Miriam dijo...

Gracias Carol,

Yo también estoy indignada. El progreso depende del futuro de nuestros niños y creo que las cosas no se están haciendo para nada bien.

Lo peor, que con la crisis tienen la excusa perfecta para olvidarse de las necesidades que tenemos en temas de bienestar familiar.

Espero equivocarme. Además si los que hay no nos tienen en cuenta... ¿los que vengan, lo harán?

Cruzaremos los dedos, pero mientras, no nos estaremos quietas ¿verdad?

Un abrazo,

Miriam

Miriam dijo...

Gracitata, nos hemos cruzado ;)

Gracias a ti por tu aportación. Lo dicho, no vamos a callarnos. NUNCA.

Besitos,

Miriam

Ana dijo...

Claro que no vamos a callarnos!! mañana publico también mi carta al ministro...

Carol dijo...

Hola de nuevo Miriam, que te he dejado un premio en mi blog. Un besote!