31 enero 2010

¿Cómo pasar por este mundo y perderse lo mejor?


Después de unos días muy intensos a causa de no tener a mi niña al cien por cien con su salud por unos problemas que está teniendo por una supuesta intolerancia alimentaria que los médicos a partir de ahora le tienen que investigar, mis sentimientos como madre crecen y crecen una vez más.

Hoy mientras dormía con ella y sentía su respiración como quien escucha una sintonía de música maravillosa y relajante pensaba en que gracias a Dios voy a pasar por esta vida sintiendo todo aquello que me está llenando como persona gracias a mis dos hijos.


En la vida para ser felices, los libros, los sabios y los dictámenes de seguir la estela de la felicidad absoluta, nos cuentan que debemos aprovechar el momento, los momentos que cada día con sus segundo, sus minutos y sus horas nos trae esta maravillosa vida.


Y de eso trato yo de nutrirme, los días y por supuesto las noches.  Si mis hijos me hacen feliz de día y quiero estar a su lado siempre aunque a veces no pueda ser así, porque iba a rechazar compartir también todas esas noches en las que abrazada a ellos puedo sentir la felicidad más absoluta de su reposo circunstancial.


Y me pregunto como podría haber pasado por esta vida sin vivir todo esto que estoy viviendo junto a ellos. Eso no hubiera sido una vida. No hubiera sido nada.  Vivir sin querer saber nada de la maternidad como la vivo hoy.  Siguiendo los dictámenes de los fundamentalistas de la separación materno-filial para "que no se acostumbren". ¿Cuánto natural puede ser algo así? que no me quieran engañar, eso no es natural.


Gracias a Dios yo hago lo que me pide el cuerpo y a mis 31 años creo que soy lo suficientemente mayorcita para entender que mi instinto maternal me lleva por el buen camino.

El amor nunca puede ser malo... el exceso de amor con nuestros hijos, no existe.  Vendrán tiempos en los que su afán de crecimiento e independencia nos mostrará la cara más difícil de las relaciones entre madres e hijos.

Pero la buena semilla de la bondad y el cariño ganará a todo lo demás y como aquel boomerang que retorna tras lanzarlo a la libertad, volverán al nido que les cobijó con tanto cariño y amor.

No podría plantearme la vida de otra forma que no fuera abrazar, querer, dormir con mis hijos, dar lo mejor de mi como madre y como persona aquellas dos luces que alumbran mi camino.  Es lo que me voy a llevar de aquí, lo mejor.

Y no estoy dispuesta aque nadie me diga que no debo dormir con mis hijos, ni a que no debo darle más el pecho a mi hija, ni a que debo lastimarles o imponerles actitudes que a los adultos jamás se nos ocurriría aplicar con otros adultos.

Hoy mientras pensaba y pensaba como tantas otras veces, me he realizado una pregunta, una enigmática pregunta... después de conocer historias de madres que rechazaban el dar lo mejor de ellas mismas en forma de leche materna a sus hijos nada más nacer.  Madres que habían decidido que no querían saber nada de lactancias maternas en sus vida y pedían "la pastilla" para que no les subiera la leche.

¿Qué es lo que puede llevar a una mujer a no querer intentar dar el pecho a su hijo? y no hablo de madres que mal aconsejadas creyeran que no podían dar pecho. O que realmente por circunstancias no pudieran criarles. 

Hablo de madres que sí tienen la oportunidad de hacerlo, que son completamente sanas y tienen previsto pasar en casa mínimamente las irrisorias 16 semanas de baja maternal que tan cortas se nos quedan a la gran mayoría.

¿Cómo se puede rechazar pasar por una de las mayores experiencias que nos brinda esta vida? ¿Hay algo mejor que nutrir a nuestros hijos de nosotras mismas? ¿Puede haber algo mejor que tener cerca, muy cerca siempre a nuestros pequeños?

Para mi que amo a mis hijos sobre todas las cosas la respuesta es que no.  Que no hay nada mejor.

Cuando nació mi primer hijo, el no saber empezar con buen pie esta historia de lo nuestro, con una cesárea muy traumática, con una lactancia fracasada... cuanto triste me he encontrado maldiciendo que nos robaran ese inicio tan importante para los dos.

Veía a otras mamás, con sus lactancias, con sus niños al pecho... y soñaba con poder algún día ser como ellas.

Por mucho que me dijeran, por mucho que me hablaran... nadie me iba a convencer de que mi tristeza estaba injustificada. Había perdido una parte importante de nuestra vidas...

No entiendo como hay madres que no intentan dar el pecho a sus hijos.  Lo siento si alguien se siente agredido con mis palabras.  Una cosa es que tú lo intentes... y por circunstancias no lo consigas. Pero rechazar dar pecho, ni siquiera intentarlo o no querer darlo.  No lo creo natural... la verdad.

Y que nadie me hable de feminismo, porque una vez más no vamos a dejar que nos ataquen por defender los derechos de nuestros hijos y de los demás infantes en el mundo.

Como tampoco voy a dejar que nos digan que lo normal es que los niños duerman solos, en sus cunas, en sus habitaciones, en la soledad de ellos mismos. Sin besos ni abrazos, sin contacto, sin calor... basta ya de engañar a más madres y de robar a más hijos todo el cariño que es suyo.

Quizás el post para algunos puede resultar algo fuerte... cosas que muchas pensamos... cosas duras para algunas.  Pero después de ver a nuestros hijos sufrir o enfermar, pensando qué ocurriría si algo ocurriera... una se da cuenta que no se hubiera perdonado nunca no haber pasado junto a lo que más queremos cada segundo del día... incluyendo noches, incluyendo lactancias prolongadas y incluyendo AMOR a rebosar para aquellos que mueven nuestros días.

Siguiendo la estela de nuestros niños, solamente así encontraremos la plenitud de nuestras vidas. Porque yo el día que me vaya, me voy a ir con los bolsillos llenos de todo aquello que verdaderamente importa en esta vida.  Lleno a rebosar, de lo más grande que la madre tierra tiene deparado para el ser, que no es otro que dar amor y cariño a los que más amamos: nuestros pequeños hijos.

15 comentarios:

ana maría dijo...

Qué bien has plamado lo que pienso, me encanta leerte. Un beso y a seguir disfrutando de esos dos tesoros que te ha regalado la vida.Bss

Tita dijo...

Comparto todos tus pensamientos, también creo que hay personas poco informadas o equivocadas,o que simplemente hacen lo que aprendieron o lo que te sugieren.

Yo como todo, pienso que ningún extremo es recomendable. La lactancia (de pecho o biberón) en el fondo tiene como fin la alimentación. Tú sabes y yo sé que se puede amar infinitamente con pecho o con bibe. Despreciar la lactancia materna le quitará beneficios físicos (defensas sobre todo) pero no creo que emocionales...el gesto de cariño y cuidado por alimentarle será igual en ambos. Idealizar la lactancia materna nos lleva a sentirnos desgraciadas e incompletas. Tampoco creo que deba ser así.

Repito que para mí, la lactancia es alimentación básicamente, ya que el contacto con biberón, aunque no te agarre el pecho, se sigue produciendo.

Un abrazo Miri

Sara dijo...

Creo que eres treméndamente exagerada con el tema de dar el pecho, todas sabemos que es lo mejor pero, como dice Tita básicamente es alimento, el amor interior de una madre es mucho más que dar o no el pecho a tu hij@.

La decisión a favor o en contra de ello es para mí igualmente respetable.

Ante todo RESPETO para todo el mundo, lo entiendas tú o no.

La Miri dijo...

Sara no creo que le esté faltando el respeto a ningún ser humano en mi post.

Simplemente a veces me pregunto que puede llevar a una mujer a incluso a expresar "asco" ante la postura de dar pecho, aún recuerdo a una chica que me comentó su satisfacción tras tomar las pastillas porque no había tenido ni una sola gota de leche, cuando tantísimas otras mujeres luchan por conseguir lactancias maravillosas.

Quizás sea rara al preguntarme que puede llevar a otra mujer como yo a rechazar la mágia de dar pecho. Y perdona pero no creo que esté magnificando algo tan especialmente importante y vital como dar pecho.

Hace años la especie pudo sobrevivir gracias a ello, por favor no lo olvidéis.

Así que permiteme que simplemente lo ponga en el lugar que ocupa, ni más ni menos.

Además dar pecho perdonad que diga que no es solamente alimento, es cariño, afecto y amor.

Por supuesto que podemos dar amor a nuestros hijos sin dar pecho. Eso no voy a ser yo quien lo ponga en duda. Yo a mi hijo no le dí más que lo que buenamente supe o pude o aguanté por malos consejos.

Pero mi hijo si algo ha tenido ha sido amor en su vida, de mi parte y de todos lo que le amamos.

Eso no quita importancia a que haya personas que aún sabiendo de los beneficios que supone dar pecho, decidan no poner ni un solo segundo a sus hijos en el para sentir la grandeza de alimentar de nosotras mismas a sus bebés.

Eso perdonad que lo exprese en mi post, pero no lo entiendo. Y estoy en mi derecho de hacerlo igual que lo están los demás en opinar que es una tontería que yo decida dar pecho a mi hija de 17 meses.

Tita dijo...

Si yo hubiera podido dar el pecho a mi hija tanto tiempo, o más, por supuesto lo hubiera hecho (y si puedo ahora, lo haré) pero sigo diciendo que bastante mal me sentí, y me hicieron sentir por no poder dar mejor el pecho a la primera y tener que meterle el biberón como si fuera veneno. Con el hambre que pasó mi niña, y el peso que perdió, por dios.

La leche materna es buena (cuando sale) Si no hay, o no sale de la teta, pues mejor será el bibi, sin ninguna duda.

Que yo tampoco entienda como se puede despreciar la infinita comodidad y baratura del pecho...en fin, para gustos los colores. Repito que es el apego y la confianza entre madre e hijo (como tu título de blog indica) lo que los hace crecer hermosos y saludables.

El envase de la leche es secundario para mí.

Besos

La Miri dijo...

Tita ya he dicho que hay muchas formas de dar amor a nuestros hijos. Tú lo sabes.

Cuando una madre hace lo que tiene en su mano por dar lo mejor a sus hijos, entiendo que no hay nada más importante que el amor por sí mismo de la manera que tenga que venir.

Simplemente no veo algo natural rechazar la opción de no dar pecho a nuestros hijos teniendo tiempo, información y salud.

No es que no lo respete... cada uno hace con su vida lo que le de la gana. Faltaría más.

Pero para mí que tanto sentido da junto a otros ingredientes que de la mano de mis dos pequeños hacen de mi vida algo especial, no entiendo como se puede negar una misma a pasar por ello teniéndo la oportunidad.

Es un punto de vista personal que como todo en mi blog expresa mi sentir como mujer que es madre de dos hijos y que ha pasado por algunas experiencias.

Un abrazo Tita y espero que te encuentres bien de tu lentejita.

Tita dijo...

El martes vuelvo, ya os contaré. Ya no estoy tan optimista, en fin.

La Miri dijo...

Tita te deseo lo mejor para el martes... te sigo con las mejores notícias.

Besos.

Ileana dijo...

La ferocidad con que la mayoría de las madres reaccionan ante el tema de la lactancia materna (sea de un lado o de otro), da una idea de que realmente es algo mucho más importante de lo que ellas mismas creen, mucho más que un "envase".

Por otro envase cualquiera, Tita no se pondría así.

Pero en su inconsciente late la capacidad mamífera milenaria.

Ojalá, Tita, en tu próxima maternidad puedas disfrutar la lactancia, y entonces verás que es mucho más que un "envase".

Te deseo lo mejor.

Un abrazo!!!

La Miri dijo...

Un saludo Ileana, amiga.

Yo como madre de un primer hijo a quien no di el pecho, entiendo que el amor de una madre vaya mucho más allá de la lactancia materna.

Yo ya he explicado que no dejé jamás a nadie que mientras yo estuviera sin ir a trabajar (una jornada reducida) era Yo la que daba todos los biberones a mi pequeño. Era un instinto que me decía desde mi interior que debía de ser yo quien alimentara a mi pequeño.

Recuerdo alguna conversación en la que otras mamás afines a la lactancia materna hablaban de ser mejor madres por dar teta.

Mi respuesta era que SÍ que por supuesto dar pecho era lo mejor tanto para alimentar como para dar amor a nuestros hijos. Pero que a mi hijo no le faltaba ni un ápice de amor en su vida.

No entiendo como alguien puede discutir esto. Yo siempre he sabido que la lactancia materna era lo mejor. Y no esta afirmación me he sentido mal por ello, eso es indiscutible.

En aquel momento no supe dar teta a mi hijo. Y esa es la realidad... no me encontraba con fuerzas de luchar ante unas circunstancias y como los demás decían que no era el fin del mundo tiré la toalla...

Y no faltó mucho tiempo para arrepentirme... pero nadie me habló de lactancias diferidas ni de relactaciones...hoy no me hubiera pasado algo así.

La lactancia materna tiene la importancia que tiene... TODA LA IMPORTANCIA. Sin ella los humanos no estaríamos aquí....además es parte de la salud reproductiva de una mujer... si no a ver porqué tenemos tetas... seamos claros... que no las tenemos para rellenar vestidos palabra de honor... ¿no creéis?

Yo en el post lo único que quiero expresar es mi sentimiento hacia mujeres que no quieren hacer uso de esa parte de su cuerpo... simplemente... como el que tiene ojos y no quiere ver una puesta de sol frente al mar.

Como el que tiene tacto y no quiere acariciar una seda.

Ni más, ni menos... y si esa parte de los sentidos nos hacen sentir bien... no hay nada más grande... que el contacto íntegro con nuestros hijos.

Un saludo y gracias.

Tita dijo...

No te falta razón, Ileana. Realmente es un mecanismo de defensa para desmitificar lo que segun demasiadas personas, es la única forma que hay de amar completamente a un bebé.

Es absolutamente injusto que muchas mamás nos hayamos sentido desgraciadas por no poder, o no saber hacerlo.

Mi instinto me decía, pasado el tiempo, que mi hija tenía que comer, fuera de donde fuera.

Un abrazo

♥Diana♥ dijo...

hermosa miri.. tienes razón al decir que no se exagera en dar amor a los hijos... Es hermoso dar amor incondicional!!!
y si te sirve de algo, yo tampoco entiendo cómo las madres pueden no dar el pecho a sus bebés.. es tan hermoso!! no se puede describir ese sentimiento!!! y nos tachan de exageradas tal vez... pero solo nosotras sabemos lo hermosísimo que es dar pecho, que dar el pecho aparte de alimento, es AMOR INCONDICIONAL.. valiendonnos si se "nos caen" los pechos, si nos critican si damos en p{ublico, luchando contra comentarios como que ya está grandul{on el niño para tomar teta, defendiendo nuestra postura con uñas y dientes!! siendo tan fácil no estar luchando contra la gente y dar biberón de fórmula no?... pero hennos aquí... con la frente en alto AMAMANTANDO CON AMOR.
besitos :)

La Miri dijo...

Hola Diana! cuidate mucho esa panzota! ya te leí el otro día de como vas con este embarazo que tanta alegría está trayendo a vuestra familia!

De lo de la lactancia y todo el amor que tenemos para dar a nuestros hijos creo que en el post lo expreso como lo siento, simplemente. Nadie puede decir que sea malo dormir con nuestros hijos, darle el pecho mucho tiempo, ni adaptarnos nosotros a sus circunstancias (no ellos a nosotros).

Me alegra mucho verte por aquí ;-D un fuerte abrazo guapísima! y cuidaté mucho tú, tu familia y tu barrigota!

Besos!

misteriosa dijo...

maravilloso, como siempre. Me ha gustado: mucho amor, nunca es demasiado amor. Y a mí me parece bien que defiendas la LM, no creo que defender una cosa sea sinonimo de atacar otra. Desgraciadamente, en nuestro país, la tasa de LM es penosa, a los 2 meses muchos bebés ya están sólo a bibes, y no echo las culpas a sus madres, sino a toda una sociedad que ante el primer problema, no se plantea ayudar de verdad a que esa lactancia funciones, sino que enseguida todo el mundo te recomienda bibes y listos. Es necesario defender esta postura para ver si se consigue avanzar, ojalá nuestras hijas lo tengan más fácil y no se vea tan raro el dar teta.

saludos

mOon*KatitO dijo...

hola encontre tu blog por medio de amor maternal, esta hermoso! esta entrada en especial me hizo identificarme mucho contigo, ya que me paso lo mismo con mi beba, el problema es q una como primeriza hace caso a tooodooo lo q nos dicen con tal de q nuestras crias esten bien, y nos lo dices pediatras, ginecologos... personas q "¿como no hacerles caso si ellos estudiaron, ellos saben mas q yo!" lo q deberiamos pensar seria "ok yo soy la mama, a la unica q debo escuchar es a mi hija y a mi cuerpo" simplemente seguir nuestros instintos

felicidades q buen blog! :)