07 marzo 2010

La independencia es necesaria para los hijos ¿o para los padres?


A raíz de una reflexión que nos ha traído para este fin de semana nuestra bloguera mamá pediatra Amalia con su blog Diario de una mamá pediatra del que soy seguidora, he podido pensar sobre la si la independencia que tantos cotizan en los niños, a veces cuanto más prematura mejor, es tan y tan necesaria.

Para empezar, me gustaría hablaros de mí, que aunque a veces me lo crea, ya no soy ninguna niña, si no una mujer, madre, trabajadora, ama de casa y aprendiza de muchas cosas a la que como a muchas de vosotras (o vosotros) le faltan unas tres o cuatros horas a su reloj para llegar a todo aquello que anhela.

Yo he colechado toda la vida, y la mayor parte del tiempo compartiendo cama además de habitación. Y es que alguno somos muy miedicas... !qué le vamos a hacer¡ nos da miedo la soledad de las noches... quizás por ello una de las últimas noches que pasé en casa antes de casarme con 22 años le dije a mi hermana casi 8 años menor que me hiciera un ladito en su cama.  Ahora que lo pienso, estoy muy contenta de haberlo hecho. Pocas cosas nos unen a nuestros hermanos tanto com dormir con ellos.

Hasta los 7 años fui un desastre con la comida. Comer en casa, era un drama total... así me lo relatan aquellos que conocieron esta etapa de mi vida que marcó las suyas a la vez... y es que no quería saber nada de las lentejas de la abuela, ni tampoco de la sopa, ni siquiera de los macarrones. Era incapaz de sentarme solita y comer por mi misma.

Hay cosas que no recuerdo, como si me vestían o me abrochaban la chaqueta. Aunque conociendo a mi madre y abuela, estoy segura de que sí. Por cierto, aprovecho para darles las gracias por haberme cuidado tanto y tan bien. Que ya que estamos, es todo un detalle, que pena que muchos se olviden de quien les abrochaba la chaqueta de pequeños.

Pues bien, esta niña que no sabía dormir sola, que no comía ni sola ni acompañada, a la que lavaban y vestían los primeros años de su infancia... a los 22 años voló del nido, a los 24 esperaba su primer bebé y a los 29 su segundo bebé, a los que ya sabéis que he cuidado intentando ser la mejor mamá del mundo, aunque a veces me quede por el camino... pero eso es otra historia. Y aunque es cierto que sabe que tiene a su familia para lo que haga falta y recibe muchas manos de ayuda, ha sido lo suficientemente independiente para buscar trabajo y trabajar, para cuidar de sus hijos, para cuidar de su hogar, para cuidar de sí misma. Eso no es ser ¿muy independiente?

Esta entrada no la escribo para ponerme de ejemplo, menuda vergüenza me dan a mí estas cosas... pero necesitaba contarlo para aquellas que dudáis en si hacéis demasiado por vuestros hijos... influyendo en su independencia. Estoy segura que hay muchos niños que se vestían solitos a los tres años, comían en el comedor hasta los 16 y durmieron en sus habitaciones desde que llegaron del hospital, que a día de hoy tienen unos 32 y siguen en casa de su mamá, quien muy gustosa les sirve la comida en la mesa todos los días y le planchas los pantalones y lava las camisas de todo corazón.

Este blog se llama Crianza y Confianza. Quizás porque los fallos que he cometido como mamá se deben a no haber confiado más en mí misma. En dejar que terceras personas influyeran en mi forma de criar a mi primer hijo sus primeros meses. Digo con el primero porque con la segunda no me dejé.

Recuerdo la primera entrevista con la profesora de mi hijo mayor cuando empezó P3.  Aquel año no hacía más que insistirme en que el pequeño no era capaz de abrocharse la bata. Y es cierto con 2 añitos y 9 meses se le hacía un mundo, se ponía nervioso y hacía al resto de la clase retrasarse porque no atinaba con los botones.

Cuando  hablaba con la profesora y le expresaba que creía que este tema le producía a mi hijo más fustración que beneficio y que quizás careciera de madurez para abrocharse los botones, ella me contestaba que todos los demás lo hacían.

Todo los demás. Mi hijo no era todos los demás. Y yo veía que no estaba preparado. Pero ella con una clase de 25 niños y niñas, necesitaba que mi hijo se abrochara los botones a tiempo para comenzar a dar clase.

¿Quién necesitaba la independencia? Yo no me abrochaba los botones con 2 años y a los 22 sabía lo que era  llevar un hogar, trabajar, había terminado mis estudios, me había dado unas cuantas lecciones la vida y era completamente independiente.

No hay duda. Tiene que llegar el día en que nuestros hijos sean capaces de vivir sin nosotros. Pero aunque sean capaces siempre nos necesitaran. ¿Quién no necesita a su mamá aunque lleve muerta 20 años? ¿Quién no necesita que le escuchen y le entiendan sin concesiones, sin condiciones? Eso disculpad, no se llama dependencia, no tiene que ver nada con la independencia de nuestros hijos.

Hay que educar y mostrar a nuestros hijos como deben de cuidar de sí mismos. Pero debemos saber que cada niño es diferente. Saber donde podemos ceder o dejar de hacerlo. Conocer a nuestros hijos lo suficiente como para entender lo que les ayuda o perjudica. Eso solo se consigue si estamos a su lado, si crecemos con ellos. Y eso solo se consigue si entendemos que cada niños es único e irrepetible.

Espero que esta entrada os ayude también a reflexionar, aprovecho para felicitar a la doctora Amalia, que con su blog nos ayuda a tantos papás y mamás. Siempre me pregunté como era una mamá pediatra y gracias a su blog encontré la respuesta.

Cuidad de vuestros hijos como se merecen, educadlos y la independencia llegará... a veces demasiado pronto.

Imagen|  irreverendos.com
Imagen| elpopular.com

12 comentarios:

misteriosa dijo...

Creo que una vez más has dado en el clavo. Y me tranquilizas cuando pienso en muchas cosas que hago: Lucía tiene ya 4 años y a las mañanas aún la visto yo (la levanto a las 7 y la pobrecita está muerta de sueño...), seguro que más de una supernanny me diría que estoy haciendo mal, que la deje a ella. Lo he leído en revistas,, que no debo vestirla yo bajo ningún concepto. Yo estoy tranquila, sé que sabe hacerlo, los fines de semana se viste ella, pero entre semana tan tempranico y la pena que me da, al menos así nos damos más prisa. Al leerte reconozco que me he tranquilizado, que seguro que no estoy creando ningún problema. Saludos

La Miri dijo...

Hola guapísima, mejor que tú no conoce nadie a tu hija y sabes que su independencia a los 4 años no significa que con 18 ni si quiera con 12 o 13 e incluso antes vaya a ir detrás de su mami para que la vista...

La independencia para mi, está más ligada a que comiencen a tomar consciencia de lo que supone cuidarse a sí mismos. De las tareas que hay que realizar en el hogar. Del trabajo fuera de casa. De sus funciones y de la de sus papás. Esto es un ejercicio que nos durará toda la vida a los padres.

Además por supuesto, no es lo mismo una niñita de 4 añitos que una de 10 por poner un ejemplo, pero yo creo que todo a su debido tiempo siempre nos termina de cuadrar, sin ninguna prisa ni presión. Parece que hoy día los niños tengan que crecer cuanto antes.

Besos guapi.

espontanea dijo...

¡Aaaaah, los botones de la bata...! con la mayor me aseguraron que era importantísimo que supiera atárselos sola. Su pediatra, en la revisión de los tres años me dijo que mi hija era demasiado dependiente,y que debería saber vestirse solita. Y yo me agobiaba y le insistía una y otra vez. Luego, con la segunda, cuando ya te has puesto el mundo por montera, va y resulta que la enana no solo se viste sola, sino que la encuentro cambiada de ropa, se quita los pantalones y saca los leotardos del cajón, se los pone, se pone el más horrendo vestido que encuentra y oye, dile que no.
La autonomía de los hijos por supuesto que nos viene bien a los padres, pero el objetivo no es que se independicen lo antes posible. El objetivo es que sean felices y hacer solos este tipo de cosas les hace muy felices.

Vale, también es importante que sean buenas personas.

La Miri dijo...

Espon mi hija pequeña come sola con 18 meses y se enfada si le intentamos dar nosotros... es una niña que toma su tetita y colecha con sus papis y muchas veces con su hermanito.

El problema es cuando ves que tu hijo no se abrocha la bata porque aún no tiene la madurez suficiente y tu te sientes culpable porque la profesora te dice que tu hijo no es normal...

Por eso aquí esta entrada.

Besos fuertes! es un honor como siempre tenerte por aquí!

Anónimo dijo...

Me he sentido muy identificada con este artículo, este fin de semana nos hemos ido a casa de unos amigos..la madre de uno me dijo que yo estaba sobreprotegiendo a mi hijo de dos años porque lo cojo en brazos cuando me lo pide!!!! es un niño tímido, y prefiere ir de mi mano cuando está en lugares que no conoce, y eso al parecer es horrible! y claro, te entran dudas:lo estaré haciendo bien?? en mi fuero interno creo que si...pero la verdad, necesito a veces un apoyo a mi manera de criar a mi hijo, que acabo de encontrar...gracias po tu blog!!

La Miri dijo...

Me alegra mucho que mi blog te haya servido para no hacer caso de opiniones que seguro que sirven de bien poco a ti y a tu hijo.

Coge a tú hijo, abrázalo, ámalo y aprovecha ahora. El tiempo corre.

Besos.

Anónimo dijo...

Interesante post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Nika733 dijo...

A colación de la entrada de la compañera que tuvo que aguantar que le dijeran que no cogiera a su bebe de 2 años, que lo sobreprotegia, miedo me da esa madre que deja ale tan campante a un crio de esa edad, pues que tiene de malo que le coja siempre que quiera el niño, por dios, que tiene 2 años, no 22 ...

Anónimo dijo...

Mi hija tiene 3 años y medio y este año no ha ido aún al cole. Me siento afortunada por haber podido tenerla este tiempo a mi lado y haber podido retrasar un poco más esta neura que tienen los profesionales de la educación infantil por la "autonomía e independencia" de los bebés. Porque son bebés, por dios!! Es tiempo de mimarlos, de criarlos... Estoy completamente de acuerdo con todas vosotras. Me parece de locos esta manera de adultizar a los niños. ¿Es que tanto sobran en esta sociedad? ¿Tanto molestan?

Mi hija mayor siempre ha comido sola. Ahora con la pequeña estamos dando purés por primera vez, porque la mayor, para cuando empezó a comer como querrían algunos, ya comía de plato con tenedor y cuchara. Pues ahora pide que le dé de comer a la boca igual que a su hermana pequeña... ¿Esto no lo tienen en cuenta? Que puede haber circunstancias que causen "retrocesos"?

Desde luego pienso que la independencia es necesaria no para los niños, y no tanto para los padres, sino para una sociedad en la que no hay hueco para personas dependientes, léase niños, abuelos, minusválidos...

Para perritos sí, a esos se les puede llevar en brazos, dejarles cagar (con perdón) donde les dé la gana sin ponerles límites, siempre que sea en la calle, que es de "todos", darles golosinas... Que no lo hará todo el mundo que tenga un perro, pero desde luego, la sociedad en general es mucho más permisiva con ellos que con los bebés. Saludos!
Mónica A.

Aeryn26 dijo...

Nikka, ni aunque tuviera 22...yo tengo 33 (dos preciosos hijos, gato, cobayas y marido) y aún hoy, cuando voy a casa de mis padres, me encanta acurrucarme en el sofá, entre los dos y que me abracen y me achuchen!! Que por algo son mis padres, jajajajajajaja...Parece que vamos hacia un mundo donde expresar los sentimientos sea un tabú...Besos a todas

Jackie dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, y bravo, bravo,bravo.Que manía tienen los demás de que todos los niños lo hacen bien y el tuyo no.Si no se abrocha la bata hoy lo hará mañana.Yo tuve tb muchos comentarios sobre mi hijo, como por ej; y aun le das el pecho? todavía no anda? arrrrggg.
Felicidades por tu blog
Aburiño

Zary dijo...

Me encanto tu entrada!! y creo estar de acuerdísimo contigo!!! que afán de que se comporten como adultos y luego cuando son adultos queremos que no se despeguen de las faldas de la mamá y que sigan siendo niños...mi beba tiene 6 meses y parece que el mundo entero(hasta mi marido) se ha empeñado en hacerme creer que la estoy malcriando porque duermo con ella y cuando se despierta en la noche siempre le doy teta.. afortunadamente ya me he leído varios libros y les contesto con estadísticas y recitándolos, y , aveces, les da un poco de pena...pero por Dios solo tienes 6 meses que malo puede ser que duerma con su mamá.. conociéndola y con la personalidad que ya muestra que va a tener antes de los 2 años va a querer su cuarto para ella solita...Gracias por estas entradas tan sinceras y ciertas!!