09 febrero 2011

La belleza de Holanda (solo esas mamás lo saben)(editado)



Hace unas semanas una mamá maravillosa que confía en mí con todo su corazón y a la que quiero muchísimo, me dijo que si podía escribir algo sobre "niños con retraso evolutivo". Si podía dedicar unas palabras a estos niños que van en lo que a aprendizaje se refiere algo más lentos que esa "maldita media".

Le dije que lo pensaría y acto seguido pregunté a esa red de madres, en las que tanto confío por si conocían del problema, pero no me hizo falta mucho tiempo para darme cuenta que yo jamás podría escribir lo que sentía sobre ese tema.

Simplemente, no sé que es tener un pequeñ@ con alguna dificultad.

Le dije a mi amiga que me encantaría que fuera ella la que nos hablara, la que nos dijera como se sentía. Dios sabe cuanto me alegro cada vez que el pequeño da un avance y sé lo que esa mamá se alegra junto a él. Pero tengo que confesar, que no sé como se siente, y seguramente no lo sabré nunca.

Solamente la experiencia de un tipo de maternidad se puede explicar sabiendo lo que significa tener a un hijo "con alguna dificultad".

Sería muy sencillo para mí hacer conjeturas sobre lo que se puede sentir teniendo a un pequeño tan especial y maravilloso, como distinto al resto.

Yo siempre digo que le amaría más si cabe, pero del pensamiento a la realidad va un abismo. No me veo con valor de decir como me sentiría realmente. Yo no. Pero Emily Pearl Kingsley ha escrito un cuento maravilloso en la que describe como se sintió en su momento. Espero que os emocione tanto como me ha emocionado a mí.


LA BELLEZA DE HOLANDA (Emily Pearl Kingsley, creadora de Barrio Sésamo y madre de un hijo con Síndrome de Down)

Cuando estás esperando un bebé, es como planificar un fabuloso viaje de vacaciones a Italia.Te compras un montón de guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Ángel, las góndolas en Venecia. Incluso aprendes algunas frases útiles en italiano. Es todo muy emocionante.

Después de meses esperando con ilusión, llega por fin el día. Haces tus maletas y sales de viaje. Algunas horas mas tarde, el avión aterriza. La azafata viene y te dice: “Bienvenidos a Holanda”¿Holanda? dices . "¿Qué quiere Vd., decir con Holanda?. ¡Yo contrate un viaje a Italia!. ¡Tendría que estar en Italia!. ¡Toda mi vida he soñado con ir a Italia!".

Pero, ha habido un cambio en el plan del vuelo y el avión ha aterrizado en Holanda y allí debes quedarte. Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible, repugnante, sucio, lleno de pestilencia, hambre y enfermedad. No, es simplemente un lugar diferente.


Por lo tanto, tienes que salir y comprarte nuevas guías de viaje. Y debes aprender un idioma completamente nuevo. Y conocerás a gente totalmente nueva, que no hubieras conocido nunca. Es basicamente un lugar distinto. Es más tranquilo que Italia, menos excitante que Italia.

Pero después de pasar algún tiempo allí y haber recobrado tu aliento, miras a tu alrededor, y empiezas a darte cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, Holanda tiene tulipanes. Holanda tiene incluso ¡Rembrandts!.

Al mismo tiempo, toda la gente que conoces a tu alrededor están muy ocupados yendo y viniendo de Italia y todos ellos presumen del tiempo maravilloso que disfrutaron allí. Y durante el resto de tu vida, te dirás a ti mismo: “Sí, allí es donde yo debería haber ido. Eso es lo que yo había planeado”.Y ese dolor nunca, nunca desaparecerá del todo, porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy significativa.

El cuento del Viaje a Holanda tiene uan segunda parte, que escribió la misma mamá 10 años después.

"Ya llevo más de una década en Holanda. Se ha convertido en mi hogar. He tenido tiempo para recobrar el aliento, para establecerme y acomodarme, y para aceptar algo diferente a lo que había planificado.



Mirando atrás, reflexiono sobre los años cuando recién arribé a Holanda. Recuerdo con claridad el golpe emocional, mi temor, mi ira - el dolor y la incertidumbre. Durante esos primeros años, traté de regresar a Italia, tal como lo había planeado, pero fue en Holanda que debí permanecer. Hoy en día, puedo decir lo mucho que he andado en este viaje inesperado. He aprendido tanto. Pero, este recorrido ha tomado su tiempo.

Trabajé duro. Compré nuevas guías de viaje. Aprendí un nuevo idioma y lentamente hallé mi camino en esta nueva tierra. Conocí a otras personas cuyos planes cambiaron, al igual que los míos, y que podían compartir mi experiencia. Nos apoyamos mutuamente y algunos se han convertido en amigos muy especiales. Algunos de estos compañeros de viaje llevaban más tiempo que yo en Holanda y resultaron ser guías veteranos, ayudándome a lo largo del camino. Muchos me han alentado. Muchos me han enseñado a abrir mis ojos a las maravillas que pueden contemplarse en esta nueva tierra. He descubierto una comunidad que se preocupa. Holanda no era tan mala. Creo que Holanda está acostumbrada a viajeros extraviados, como yo, y se ha tornado en una tierra hospitalaria, que extiende la mano para dar la bienvenida, ayudar y apoyar a recién llegados como yo.

A lo largo de los años, me he preguntado cómo hubiera sido mi vida si hubiera aterrizado en Italia, como lo planifiqué. ¿Hubiera sido más fácil? ¿Hubiera sido tan enriquecedora? ¿Hubiera aprendido yo algunas de las lecciones tan importantes que he llegado a asimilar? Cierto, este viaje ha sido más retador y a veces yo he pataleado y he exclamado en protesta y por frustración (y aún lo hago).


Y efectivamente, Holanda va a paso más lento que Italia y es menos llamativa que Italia. Pero también esto se ha convertido en una ventaja inesperada. De cierta forma, he aprendido a aminorar la marcha y a mirar más de cerca las cosas, ganando una nueva apreciación de las bellezas notables de Holanda, con sus tulipanes, molinos de viento y obras de Rembrandt.


He llegado a querer a Holanda y a llamarla mi Hogar.

Me he convertido en un viajero del mundo y he descubierto que no importa donde se aterrice. Lo que es más importante es lo que se logre hacer del viaje y que se vean y disfruten de las cosas especiales, las cosas hermosas, las cosas que Holanda, o cualquier paraje, tiene que ofrecer.


Cierto, hace más de una década que llegué a un lugar que no había planificado. Sin embargo, estoy agradecida, porque este destino ha sido más enriquecedor de lo que hubiese podido imaginar. "




Nota: Después de que Mamá de 7 me dejara su comentario en el que me explica como prefiere llamar a determinados chiquitines, niños con alguna dificultad muy gustosamente he editado mi post cambiando los términos. Muchísimas gracias Mamá de 7, de todo corazón.

8 comentarios:

Mama de 7 dijo...

Hola.
Este texto yo creo que a las mamas que tenemos niños con mas dificultades, no me gusta el termino especial porque les hace diferentes, hemos leído en alguna ocasión.
Yo la primera vez lo leí, tenia tantas lagrimas y lo hacia tan desconsoladamente que no lo pude ni terminar.
Aun hoy y lo tengo en el blog me emociona leerlo, porque describe perfectamente como te sientes en esos momentos iniciales.
Lo que nunca había leído es el post post. Lo ocurrido 10 años después. Lo colgare en el diario de mi peque, porque también refleja perfectamente el después.

Miriam H. Bravo dijo...

Mama de 7, pero que ilusión me hace tu comentario! sigo tu blog y las notitas de vida de tu pequeña! y te puedo asegurar que es toda una sorpresa y un gran honor que me hayas dejado unas letritas tan importantes.

¿Ves? ni siquiera se como dirigirme a vuestros pequeños... acepta mis disculpas si no te parece apropiado el término especial, pero me gustaría que se entienda muchísimo que cuando dejo dicho término se refiere en mi corazón a seres muy especiales, a los que debemos todo nuestro respeto y admiración por esas lecciones que nos dan tantas veces en la vida.

Cualquier niño o persona que tenga esas dificultades y que apoyado de sus mamás, papás, herman@s emprendan el camino del trabajo en la vida y la superación merecerán siempre un puesto muy pero que muy especial en mi blog, en mi corazón y es algo que me gustaría transmitir a mis propios hijos y en general a mi entorno.

Como digo en el post, solamente vosotras sabéis qué se siente, como se vive el día a día. Es por eso del post.

No me refiero a niños con S. de Down, ni autismo, discapacidad en la movilidad... no me refiero a ningún niño en concreto. Me refiero a todos ell@s, como grandes luchadores, detrás de los que estoy segura que hay unas maravillosas historias de madres y padres coraje que se merecen todo nuestro respeto y admiración.

Además, mejor que no me equivoque. Ninguno estamos "a salvo" de saber qué se siente, por desgracia algunas discapacidades se producen en el transcurso de la vida. O quizás nos pueda ocurrir en un futuro, y me parece de lo más acertado el ser conscientes de que todo lo que se trabaje en la dirección de las personas con dificultades, es un beneficio para toda la humanidad.

Gracias por indicarme como referirme a estas personitas a las que tanto admiro.

Un fuerte abrazo muy especial para tí y a para esa maravillosa hija que tienes, Teresa.

Gracias,

Miriam

sandrina dijo...

Hola querida Miriam!!
Gracias por este post maravilloso, de verdad me he sentido emocionada!!! Estoy segura que tu amiga en cuanto se sienta con fuerzas contará su historia!!! Yo creo que Holanda también es preciosa, y estar en Holanda a pesar de ser muy difernete a Italia, te da otras experiencias maravillosas!! Cada "país" es diferente, todos te aportan algo y a pesar de que al principio hay experiencias duras aprendes a vivir con ello, y a apreciar lo que la vida te da, que en mi caso es algo que aprendo a apreciar cada dia!! Te quiero cariño!! Cuidate!!

Maria dijo...

Precioso el cuento. No se que mas puedo decir, me ha emocionado mucho. Un besazo

Miriam H. Bravo dijo...

SANDRA, gracias a tí cariño!!!!!!!!!! muackkk!

MARIA, otro besote para tí!!!

La verdad, este post me ha servido para comprender algunas cosas, bravo por ello!

Miriam

Anónimo dijo...

PADRE SOLTERO.

SOY PAPA DE UNA NIÑA DOWN. HOY TIENE ONCE AÑOS. AL NACER SU MADRE FALLECIO. A PARTIR DE ESE MOMENTO COMPRENDI, PERO PERFECTAMENTE, LO QUE ES AMAR Y CUIDAR A SUS HIJOS. ES CIERTO LO DEL VIAJE A HOLANDA. YO LLEGUE A HOLANDA COMO TANTOS OTROS Y TUVE QUE APRENDER OTRAS COSAS. ESTABAMOS MI HIJA Y YO EN EL AEROPUERTO. EL UNO CON EL OTRO.
RAUL

Anónimo dijo...

Yo vivo en holanda desde hace 3 anos .pero me tarde 10 anos en intentar legar a Italia sin poderlo lograr. Ahora vivo con esos sentimientos dolorosos acerca de la incertidumbre de mi hija . Sin poder aun encontrar la belleza en holanda . Tendria q aceptarlo. Y trabajarlo para ya no sufrir tanto . Tal vez sea cuestion de tiempo. . No veo una formula magica en que vea lo hermoso dentro de tanto dolor . Pero admiro a las que lo han logrado

logrsdo

Anónimo dijo...

Yo vivo en holanda desde hace 3 anos .pero me tarde 10 anos en intentar legar a Italia sin poderlo lograr. Ahora vivo con esos sentimientos dolorosos acerca de la incertidumbre de mi hija . Sin poder aun encontrar la belleza en holanda . Tendria q aceptarlo. Y trabajarlo para ya no sufrir tanto . Tal vez sea cuestion de tiempo. . No veo una formula magica en que vea lo hermoso dentro de tanto dolor . Pero admiro a las que lo han logrado

logrsdo