10 febrero 2011

A pesar de la dificultad


Que difícil es ser madre (e hijos) en este siglo XXI. Hace muchísimo tiempo que llevo pensando que eso de la liberalización de la mujer es un verdadero timo. Quizás suene algo negativo, pero en una sociedad en la que no hacen más que ponernos "trabanquetas" tanto a mamás, papás como a niñ@s no puedo pensar más que en que al final ejercer nuestro derecho a la felicidad con los nuestros tiene un precio que no tendríamos que pagar.

Sí que es cierto, que la mujer en sus ansias de revolución innata ha recorrido un largo camino en la historia. Que ha tenido enormes logros en una sociedad en la que poco menos siempre ha sido un cero al final de la izquierda. ¿Pero que precio tenemos que pagar mujeres del siglo XXI? ¿Dónde está el valor que se le da a lo que de verdad importa? ¿Qué se entiende por bienestar, por calidad de vida?

Llevo unos días en las que las noticias que llegan a mis ojos o a mis oídos me convencen que nuestro mérito como mujeres-mamás, hombres-papás  y sobretodo niñ@s-hijos tendría que tener un reconocimiento multiplicado por mil millones. Que ¿porqué? pues simplemente porque si a pesar de todos los obstáculos que encontramos en nuestro camino logramos tener una calidad familiar plena, responsable, consciente y provechosa no es por falta de voluntad, empeño y perseverancia.

Queréis saber de qué obstáculos hablo ¿verdad? pues vamos allá.

*** El reloj biológico. La mayoría de nosotras no somos mamás cuando queremos, si no cuando podemos. Por desgracia factores como el trabajo, el hogar, la falta de tiempo nos condicionan a tener que esperar "el momento adecuado para ser madres".

Seamos realistas. La maternidad consciente y responsable trata de dar un bienestar social y económico a los hij@s. Por mucho que deseemos ser mamás, demasiadas veces predominan a nuestros deseos factores totalmente distintos a este instinto. No somos mamás cuando queremos, si no cuando podemos.

*** El parto (aunque se percibe un lento cambio) está planificado como algo mecánico y que da preferencia a que los sanitarios realicen su trabajo cómodamente. La mujer ha sido tratada durante años con una exigencia y dureza impropia de los seres humanos a la hora de parir.

*** El post-parto. Hace unos días leía una noticia que me indignaba sobre Paulina Rubio. No estoy obsesionada con las celebrities que quede claro ;) pero es que no podemos obviar que nos guste o no, tienen una gran influencia en un parte de la sociedad.

En la noticia se hablaba de que a dos meses de dar a luz parecía tener sobrepeso. ¿Pero que se han pensado? ¡si está en pleno puerperio! ¡Lo que no es normal es estar como un fideo en dos meses! y aunque habrá quien por naturaleza lo esté, no quiere decir que todas las mujeres como "norma" lo tengamos que estar.

Como tampoco tenemos que "volver cuanto antes a nuestras vidas de antes". Pero es que no se dan cuenta que si hemos tenido hijos es "para que nos cambien la vida".

El puerperio, ese gran olvidado. Todo el mundo se piensa que una vez das a luz, ya está. Cuando si hay una afirmación bien cierta es que después de 9 meses gestando, deberíamos esperar otros 9 meses para que nuestro cuerpo volviera a su ser. Aunque yo pienso que incluso algo más.


*** La lactancia, no está considerada en la sociedad como lo que verdaderamente es: un derecho fundamental para madres e hijos.

Se nos dice que amamantemos, que es lo mejor para ambos, pero a la vez se nos dan unas pautas en los horarios, nos ofrecen una baja maternal irrisoria, unos horarios de trabajo difíciles.

O estás muy, pero que muy concienciada de que quieres dar todo el pecho del mundo o está claro que si llegas a los seis meses de lactancia será todo un éxito.

El biberón se ha convertido en un elemento de preferencia inmediata, cuando en realidad debería de haber ocupado siempre el título de "último recurso" como ocurre con las cesáreas "de primera elección", una demostración de que el hombre se toma la naturaleza humana muy a la ligera imponiendo sus normas sin importar de las consecuencias biológicas que todo ello puede causar a largo plazo.


*** La falta de apoyo a la crianza de nuestr@s hij@s. Horarios de trabajo imposibles, falta de ayuda personal de nuestro entorno  y muy poca valoración de lo que significa educar y cuidar a nuestros niñ@s.

Y no se dan cuenta que a la larga esos pequeñ@s serán el futuro de nuestra sociedad, aquellos que tendrán que velar por nosotros.

Niñ@s que sufren la separación de sus padres resignados, porque no hay alternativas a esta separación. Padres y madres que no tienen tiempo para atender a sus hij@s.

Una sociedad enfocada por y para los adultos. En la cual los más pequeñ@s y la crianza son los grandes olvidados.

Escuelas pensadas para "domesticar" y para rellenar todo ese tiempo que necesitamos para poder trabajar.

Y prefiero no continuar, porque con todo lo anterior expuesto me estoy sintiendo muy triste.

Pero quería dejar esta entrada como algo positivo.

Porque a pesar de nuestros embarazos hiper-manipulados, nuestros partos medicalizados, nuestras lactancias condenadas por las leches artificiales, nuestras bajas maternales de tres meses, nuestros horarios imposibles, nuestras guarderías, nuestras separaciones, nuestra falta de tiempo, nuestra sociedad adultocéntrica...

Porque a pesar de todo conseguimos ser las mejores madres y padres. Y lo más extraordinario, nuestros hij@s ser unas maravillosas personas, gracias a todo el amor que conseguimos reunir, gracias a un esfuerzo que merece la pena y es compensado con creces. Gracias ell@s y a nosotr@s.

Pero me gustaría compartir un sueño, un objetivo a cumplir por tod@s y es que algún día todo esto cambie y que todos esos impedimentos, se conviertan en alianzas a la crianza, a las mujeres y en definitiva a toda la humanidad.

7 comentarios:

Admin dijo...

que dirian las mujeres que aun hoy no tienen nuestras libertades, derechos y lugar en el mundo si leyeran esto....
Me parece que el principio del articulo es la cosa mas machista qe he leido en ... bueno en mi vida.Entiendo que luego el post cambia el rumbo pero la forma en que lo comienzas es increiblemente ingenua , machista, desprestigia a todo lo que lucharon esas mujeres para que vos hoy puedas votar, elegir con quien casarte, como casarte, si quieres casarte , si quieres hijos o si no los quieres tener, incluso puedes elegir no ser ama de casa O SERLO.

Miriam H. Bravo dijo...

Admin, vaya... así que el post te ha resultado lo más machista que has leído jamás...

Pues no lo entiendo la verdad ADMIN, acabo de releer y lo único que te ha podido sentar mal ha sido mi ironía al decir que la liberalización de la mujer es un timo...

Pues chica, a mi hay muchas veces que me lo parece...

Me lo parece cuando NO PUEDO ELEGIR quedarme en casa con mis hijos y tengo que ir a trabajar y dejarlos en casa, y separarme de ellos sí o sí.

Me lo parece cuando me facilitan "ayudas" como biberones o guarderías.

Me lo parece cuando me dicen que tengo que estar fantástica a los 15días de dar a luz.

Me lo parece cuando tengo que dejar a mi hijo de 3 meses en casa y marcharme con una sonrisa de oreja a oreja porque los niños tienen que tener una independencia casi innata.

Me lo parece cuando las tareas del hogar me quitan tiempo para estar con mis hijos (y no me digas que me pague a alguien que me lo haga, porque mi precario sueldo no da para mucho).

Podría seguir diciéndote motivos para explicarte porqué he hecho esa pequeña ironía.

Y no, no soy machista. Solamente me gustaría elegir como ser feliz.

Gracias.

Maria dijo...

Llevo queriendo escribir un post sobre esto hace algunos días y no sabia como enfocarlo y me han encantado como lo has hecho tu. Muchísimas gracias!!! Un besazo

Mama mimosa dijo...

Pues a mí no me parece machista este post, al contrario, me ha encantado. Enhorabuena.

Miriam H. Bravo dijo...

Gracias chicas, por un momento me he asustado... :S no soy una persona machista para nada, pero si soy una mujer!!!! cada uno tenemos libertad para interpretarlo, está claro... pero mi intención es mostrar que muchas de nosotras no estamos conformes con este "tipo de vida" que la sociedad no ha asignado.

Yo por ejemplo para poder "conciliar" dentro y fuera del hogar con mi marido y cuidar de nuestros hijos trabajo de sol a sol y siempre siento con enorme tristeza que me falta tiempo por todos los lados.

Estoy segura que muchas mujeres sentís como yo que en cierto modo nos han vendido eso de la "liberalización laboral" como el timo de la estampita.

Que yo sepa casi nadie trabaja por gusto... que le digan eso a una mama que a las 16 semanas tenga que salir de su casa dejando un bebé de teta en exclusiva y con un mal horario porque paga una pasta de hipoteca...

El estado de bienestar...

Besos y gracias por todos vuestros comentarios.

Bere dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, la liberación femenina nos trajo muchos derechos, sí, y muy valiosos, pero el doble de obligaciones.

Más que machista o feminista, creo que es una crítica al materialismo en que vivimos. Yo aprecio mucho los derechos que tengo como mujer, trato de inculcarle a mi hijo que todos somos iguales (aunque con nuestras diferencias), pero igual me parece increible que haya personas que critiquen a una mujer por su decisión de quedarse en casa a cuidar se sus hijos como si el trabajo fuera el único lugar donde una mujer puede "realizarse"... al igual que no entiendo a quienes critircan a las mujeres que trabajamos, tenemos cada una razones para hacerlo.

Saludos.

Miriam H. Bravo dijo...

Bere gracias por aportar. Es que no sé que tiene que ver una cosa con la otra.

Yo como otro ser humano cualquiera está claro que tengo el derecho a votar, a tener los mismos derechos de un hombre en todos los sentidos, a que mi vida VALGA IGUAL, a demostrar igual mi inteligencia, a estudiar, a trabajar, a desarrollarme...
Y así me gustaría educar a mis dos hijos. Y así lo intento todos los días.

Pero esto que he expuesto en un principio irónicamente va más allá de todo eso.

Expone una realidad llena de zancadillas que vivimos las famílias, las mujeres, los niños... una realidad llena de trabas para desarrollar nuestra verdadera felicidad en familia... espero que lo hayáis entendido.

Es que la cultura y el trabajo no se limitan a tener un contrato laboral... no... el que quiere desarrollarse de verdad no lo hará en una oficina, o una fábrica... de eso no me cabe la menor duda...

Yo me desarrollo culturalmente de otra manera, dejando vagar mi imaginación, leyendo, conversando... a trabajar voy a ganar dinero... y punto.

Ains, espero que se me entienda.

Un abrazo.