27 octubre 2010

Buenos consejos by Felipe Lecannelier Acevedo



Acabo de ver este vídeo que está lleno de buenos consejos facilitados por Felipe Lecannelier Acevedo (Psicólogo ClínicoDirector del Centro de Estudios Evolutivos e Intervención en el Niño (CEEIN)-Universidad del Desarrollo).

Me ha encantado la forma simple, simpática, sencilla y constructiva en la que sobretodo nos relata la forma en que deberíamos actuar cuando nuestros hijos se enfadan con el mundo.

Os lo aconsejo para seguir aprendiendo un día más en este maravilloso camino de ser padres. Espero que os sirva tanto como a mí.

4 comentarios:

Supermama dijo...

Como siempre una información muy util. Me ha encantado, porque estoy al principio de las rabietas, me viene muy bien. Lo que hago es lo de desviar el foco de atencion pero contarle lo que le pasa no. Lo pondre en practica.

La Miri dijo...

Me alegra que te sirva, a mí también me ha gustado mucho y me va a servir en plenas rabietas sobretodo de mi peque de dos añitos! por cierto hoy cumplimos 26 mesessss, estoy feliz!

Besis guapa!

Anónimo dijo...

He trabajado varios años con bebés y primera infancia. Lecannelier hace una buena exposición sobre cómo controlar a un niño de buenas forma, con estímulos positivos. Pero me recuerda cuando se entrenan a los animales con este tipo de estímulo (véanlo en perros que luego de su adiestramiento se le da una "galletita"). Pues bien, los niños no son animales y los adultos no son sus entrenadores.
Me parece un despropósito que proponga el "desvío de la atención" sustentada en estudios neurológicos. Justamente el desviar la atención propone no estar atento a las necesidades y deseos del niño.
Me gustaría agregar... los niños y niñas son violentos, cuando no pueden comunicar su sufrimiento. Lo que sostiene la angustia son las palabras que un adulto le dirige, primero los consideran como personas, y segundo es posible explicarles lo que le ocurre. Si un niño pide un helado a las 12:00 de la noche, se le puede explicar perfectamente que eso es un daño para su organismo. Lo único que puedo rescatar de Levannelier es la idea de no desesperarse, de no convertirse en niño al igual que el niño... sino en transformarse en el adulto que lo contiene y le explica lo que ocurre.
Las palabras son las que sanan, pero para emitir estas palabras, primero hay que escuchar a los niños

Saludos.

Lidya Cortes dijo...

Creo que Anonimo ha malentendido el mensaje de Felipe Lecannelier. El bajo ninguna perspectiva propone un entrenamiento, sino muy por el contrario....Nos invita como padres a evitar justamente eso, entrenar, algo tan popular hoy en dia y apoyado por canales como H&H y la ñiñera experta. Felipe nos invita a afrontar las emociones, explicarle al niño que es lo que siente y como buscar opciones. El desvio de atencion es necesario...No es acaso lo que hacemos los adultos para desestresarnos? cuando estamos tristes o malhumorados, nos quedamos en ello pensando o buscamos despejarnos con musica, paseos, lectura. El mensaje ahi es claro, no se busca evitar la emocion, sino primero saber que sentimos explicandoselo al niño para luego continuar cambiando el foco. En todo momento se tiene en cuenta las necesidades del niño.

En cuanto a explicar, claro que se puede, Felipe no dice lo contrario. Ojo con eso, porque no todos los niños entienden como validas las razones que les demos.

Gracias por el espacio.