17 octubre 2010

Que no te engañen


Mujeres delgadísimas a los pocos días de dar a luz, con vidas perfectas, con maridos perfectos, con niños limpios peinados blancos impolutos. Que tienen tiempo para depilarse, peinarse e incluso para ir a estrenar su último filme.

Pues no nos engañemos amigas, o mejor, no nos dejemos engañar. Si hace un mes que has sido mamá y no entiendes como si a nuestra actrices o famosas españolas en el mismo tiempo les ha dado tiempo a "recuperar sus vidas" e incluso a hacer unas vacaciones de luna de miel para que su chispa no les abandone y te sientes frustrada porque tú estás hecha una "piltrafa" sin tiempo de nada, con todo el día la teta fuera, con ojeras que te llegan hasta el suelo, discutiendo con tu marido y sin pasar el aspirador, escúchame, NO SUFRAS!!!!! tú eres normal! 

Me causa mucha tristeza la moto que nos quieren vender en los medios. No importa el precio que tienen que pagar nuestros hijos. No importa que perdamos por el camino los cimientos de nuestra propia felicidad y de los que más amamos. Todo vale para no quedarnos sin estar a la última.

Ser madre lleva adherido una serie de renuncias. Sobretodo los primeros meses del bebé significan el tener una especie de apéndice (bendito apéndice) que te necesita sobre todas las cosas. ¿Habéis visto las fotos de la diputada en la Eurocámara Licia Ronzulli acudió  a votar a la Eurocámara, ataviada con un foular en el que llevaba a su hija Vittoria de tan sólo un mes.?


A mí me ha parecido lo más auténtico y favorable que ha podido hacer una mujer trabajadora por nosotras (el resto de mujeres trabajadoras) en mucho tiempo. Me parece mucho más cercano a nosotras. Es como decir al mundo: "Soy mujer, inteligente, luchadora y a la vez soy madre. No voy a renunciar a ello." Pero sobretodo "no voy a renunciar a lo que mi hijo más necesita que soy yo misma".

Espero que poco a poco esta revolución de madres y padres que lleva un tiempo exponiendo sus ideales y luchando por el derecho de las familias a pasar el tiempo que necesitan juntos, haga mella suficiente en la sociedad. Que fotos como la de la diputada de la Eurocámara dejen de ser noticia.  Que cuando veamos a madres que están fantásticas a las tres semanas de dar luz y sin sus bebés, lo veamos como algo "raro y excepcional" y entendamos que eso solo pasa en la ciencia ficción. Que las madres somos humanas y los cachorros humanos nos necesitan para darles calor, cariño, alimento y amor. Sobretodo esos primeros meses en los que las personas recién nacidas no han terminado de cortar el cordón umbilical de sus mamás.

4 comentarios:

Rebe dijo...

Ole por la diputada, eso es dar ejemplo!!!

Por cierto, tienes un premio en mi blog

La Miri dijo...

Gracias Rebe!!! voy para allá, muchas gracias!!! besotes!

sandrina dijo...

Eso, ole por la diputada!!! Ojalá el mundo reaccionara y se pudiera hacer una vida laboral adaptada a la familiar para no tener que perdernos la mitad de tiempo con nuestros pequeños!! Besitos Miriam!!

La seño Vanespecial dijo...

Me ha encantado esta entrada!!!
como dice Rebe, olé esa madre "diputada".
un besito