21 octubre 2010

Niños y renacuajos


Hoy gracias a Sara a la que le mando un besote enorme :-) puedo compartir con todos vosotros un texto que me ha parecido tan bonito como verdadero de José Ortega y Gasset (quien a su vez no me acaba de convencer por otros temas referentes al machismo, pero con quien en este texto coincido totalmente).



Niños y renacuajos

“Solo si los niños pueden vivir hoy plenamente como

tales, mañana serán personas adultas en la plenitud de

su potencial.

El renacuajo no se hace mejor sapo si se lo fuerza a

vivir fuera del agua prematuramente.

Así también, el niño no desarrolla mejores cualidades

humanas si se reprime sus impulsos naturales, si se le

obliga a portarse como un pequeño adulto que debe

pasar durante muchas horas inmóvil, callado,

asimilando conocimientos en proporciones reguladas

científicamente por medio de lecciones verbales,

siguiendo ejercicios predeterminados, de acuerdo a un

horario organizado por especialistas en pedagogía.”

José Ortega y Gasset
 
De mi experiencia sobre este tema me gustaría dejar mi opinión. Recuerdo una reunión con las maestras de mi hijo cuando contaba con cuatro años de edad y me dijeron que el niño tenía una conducta infantil. Acaso ¿con cuatro años de edad se debe no ser infantil? ¿entonces que se debe ser con cuatro años?
 
No es un caso aislado. A veces los profesionales optan por denominar "conductas infantiles" cuando consideran que los niños no alcanzan la "madurez suficiente" para una edad determinada. Yo no estoy de acuerdo en absoluto. Se puede ser muchas cosas siendo niños, no olvidemos que cada uno de nuestros pequeños es distinto y único, pero sin duda alguna si hay algo que deben de tener nuestros hijos en común es ser muy infantiles.
 
Ya he comentado alguna vez en mi blog como me parece que para muchos adultos los niños están de más.  Parece que los más práctico para los mayores sea que los niños deban de "adultizarse" en cuanto antes mejor.  Mejor para los padres, claro está.
 
Pero si hablamos de los niños,  debemos saber que lo prioritario es que crezcan despacio para poder digerir todo lo que deben de aprender de la vida. No puede ser de otra manera.
No hacemos nada por evitarlo, pero luego nos llevamos las manos a la cabeza cuando hay jóvenes con conductas que no nos satisfacen en absoluto. Cuando hay adultos capaces de cometer atrocidades. Pero yo me atrevo a lanzar hoy en mi blog una pregunta: ¿Alguién se preocupó de averiguar si un día pasado les dejaron ser niños?
 
Una pregunta, que nos llevará a realizar una profunda reflexión. Que reflexionen felices.

2 comentarios:

Magda Pérez Hervás dijo...

Me ha gustado mucho, estoy de acuerdo con que hay que dejarles ser niños y crecer a su ritmo en todos los aspectos.

Tambien creo que solo los niños son capaces de aprender y expandir mente jugando. Los adultos perdimos esa capacidad de mantener el cerebro activo constantemente.

Por desgracia en la sociedad que nos encontramos, parece que hay que adultizarlos para que aprendan y se preparen para "su futuro".

Yo digo que es la adaptación (malograda) de instinto de supervivencia a la sociedad actual, Aunque tengo una amiga que (en nuestras conversaciones verias sobre el tema) dice que hay intereses superiores, que existe intencionalidad en todo ello, Así somo mas faciles de dominar como masa.

Albertina dijo...

Hace unos años trabajé como canguro para una familia con 3 niños. Los padres decían del mediando (4 años) de manera despectiva que era muy infantil, que aún quería ver las pelis de Winnie the Pooh y prefería jugar con su hermana(2) a ver Terminato y jugar con el mayor (9). Lo decían delante de él y parecían genuínamente peocupados.

Me pareció una barbaridad Y veo con horro que no son los únicos que piensan así. En fin, qué pena.