23 octubre 2010

Carme Chaparro y sus mimos



Me acaba de llegar un artículo escrito por la periodista Carme Chaparro en la revista digital mujerhoy.com que vuelve a acusar de extremistas a muchas mamás (entre las que me incluyo) quienes defendemos los derechos de las necesidades reales de los niños.

Lo primero que me gustaría decir es que nosotras no defendemos otra cosa que no sea criar a nuestros hijos de pleno derecho, amarlos a tiempo completo o al menos en sus primeros meses de vida tan importantes poder estar con ellos para alimentarlos como se merecen  y no por ello ser peores trabajadoras del ámbito laboral.

Nos acusan de talibanas a aquellas que luchamos porque los niños y bebés tengan sus necesidades reales cubiertas por sus padres y nos dedicamos a gritar al mundo que a veces merece la pena tener menos, para tener más y ser más felices. Y claro, esto no tiene nada de glamouroso, ni de fashion, ni de estar a la última, ni en todas partes.


Antes de continuar me gustaría transcribir en mi blog dicho artículo para contestar desde aquí con mis argumentos:


Paseando a su bebé por el centro de una gran ciudad, mi amiga Eva se encontró el otro día a varias decenas de madres dándoles el pecho a sus hijos en plena calle. Se trataba de un amamantamiento colectivo para reclamar bajas maternales de seis meses, que se ajusten al tiempo que la Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar a los hijos con la leche materna. Eva se sentó a charlar un rato con algunas de esas mujeres. Todo resultó muy amigable hasta que se le ocurrió contar que ella, al tener a su hijo, había optado por el biberón. Entonces un grupito de esas madres la atacaron sin piedad.
¿Estás loca? ¿Cómo se te ocurre? ¿Es que no quieres lo mejor para tu hijo?”, le dijeron. Eva se quedó de piedra. No había manera de razonar, de decirles que no tenía tiempo ni para dormir o que le dolían terriblemente los pechos, o que en el trabajo todo eran problemas para cogerse las horas de lactancia. Así que a mi amiga no le quedó otra que ponerse a su altura. “¿Y a vosotras?, –les soltó–. ¿No os da vergüenza vivir en una gran ciudad? ¿No sabéis que existe un 40% de posibilidadesque vuestros hijos nazcan con daños en el ADN por culpa de los hidrocarburos de la contaminación y que eso los convierta en niños algo menos inteligentes que los demás?”. Las dejó con la boca abierta, se levantó y se fue con toda la dignidad que pudo recoger en el biberón de su hijo.

El cáncer, la esquizofrenia, la ansiedad, la depresión, la obesidad, la diabetes... Los últimos estudios científicos parecen mostrar que los nueve meses de gestación afectan al niño mucho más de lo que creíamos hasta ahora. No se trata sólo de ponerle música de Mozart o Vivaldi en los cascos al feto para estimular sus neuronas, ni de mirar el humo del tabaco como al peor enemigo, ni al alcohol o los embutidos. Por lo visto, si durante la gestación tu nutrición está desequilibrada, se marca en la ruleta del bebé la casilla de una futura enfermedad coronaria.

Si estás pasando una época con algo más de estrés del habitual, puedes provocarle tendencia a la esquizofrenia. Si el embarazo te pilla con un poco de sobrepeso, estás condenado a tu hijo a ser gordo desde el mismo momento en el que nace (de hecho, en madres obesas, los hijos nacidos tras la cirugía reductora de estómago son notablemente más delgados que sus hermanos).

P. D.: Por si no tuviéramos suficiente presión por ser mujeres, el embarazo nos expone aún más. Basta ya de talibanes de la maternidad, porque con nuestra autoculpabilidad constante ya es suficiente. ¿Cómo alguien puede dudar que una madre en sus cabales haga algo ex profeso para dañar a su bebé?



Para empezar Carme (que por cierto hasta ahora me encantaba) explica una historia algo extraña, en la que ella y una amiga pasean hasta que encuentran a un grupo de mujeres que dan pecho y que se encuentran defendiendo los derechos de todas LAS FUTURAS MADRES E HIJOS entre las que nos podemos encontrar cualquiera de nosotras. En aquel momento al explicar que ella NO HA QUERIDO AMAMANTAR A SU HIJO las demás mamás la ATACAN.

Pues de esto solo voy a decir una cosa... que una ya se va cansando... "Que todos los ataques de la humanidad tengan el mismo fin que el de estas mujeres pro-lactancia" que las guerras y la única violencia provenga de las palabras de amor.! La lactancia materna es amor¡

¿Qué es un ataque? que nos digan que a los niños es millones de veces mejor alimentarnos con la leche diseñada específicamente para él, que la que le da su madre diseñada específicamente para un ternero. Por cierto todas las locas de la teta que conozco son muy educadas, así que amiga por favor no me hables de ataques fortuitos, porque no lo dejamos en ¿consejos bien intencionados?

Carme continúa explicando que su amiga no dió teta porque le dolían los pezones y no dormía. Lo de los pezones seguramente hubiese tenido solución, solamente acudiendo a nuestra matrona o a algún grupo de apoyo nos lo hubieran solucionado. ¿Tanto nos cuesta hacer eso por un hij@?

De lo de dormir poco no me creo nada. Mi primer hijo tomó biberones desde los cinco días y no durmió del tirón hasta el año y medio. Así que por ahí no cuela. Por cierto no consentí que NADIE le diera ni un solo biberón, intenté imitar aquello que tanta pena me produjo que fue no amamantarlo y darle lo mejor. Y no se me caen los anillos por admitirlo. No le di lo mejor que es lactancia materna. Por supuesto que amaba a mi hijo por eso siempre me quedará una espinita, pero está claro que si hubiera sabido hacerlo mejor le hubiera dado la teta... ¿tanto cuesta reconocer esto? a mí no ¿sabéis porqué? porque amo a mi hijo, no tengo que justificarme ante nadie y aprendí de mis errores.

Esto mismo lo he explicado en foros pro-lactancias y nadie, nadie, nadie me  ha acusado de nada. Es más me han ayudado a cumplir mi sueño. Basta ya de acusar gratuitamente.

Otra cosa es que digamos  lo mal que  nos parece una  madre  sabiendo que dar teta es lo mejor del mundo para su bebé se niegue a dársela,  porque necesita tiempo para ella. Porque necesita seguir su vida. Entonces es que esa mujer no quiere ser madre o no sabe lo que significa ser madre. No se informó de como son los niños en su momento. No hay más.

Carme acaba su artículo de opinión con lo que para mí es demagogia pura y dura. Habla de que vivir en las ciudades perjudica a los bebés, o de que el estrés en el embarazo les perjudica a los fetos y otras historias imagino extraídas de estudios publicados.

Y aquí voy a mojarme, a opinar lo que es o no para mí una buena madre y que tiene que ver con todo lo anteriormente expuesto.

Ser buena madre para mí es dar todo lo que tenemos para dar a nuestros hijos, sin pensar en sacrificios, con todo el amor que tenemos dentro.

Hay cosas que por suerte o desgracia no podemos hacer por nuestros pequeños aunque queramos porque no están a nuestro alcance o porque no se pueden dar en ese determinado momento.

Yo por ejemplo creo que habría escuelas mejores que las que van mis niños. Escuelas en las que la enseñanza no estuviera tan dirigida y la educación fuera de otra manera. O me gustaría dedicarles más tiempo. Pero en este momento no puede ser y por lo tanto hago todo lo que puedo en este momento por ellos y estoy en paz como madre. No me tengo que justificar ante nadie aunque sé que lo que les estoy dando aunque es bueno, no es lo mejor.

Por otro lado están los que justifican actitudes egoístas. ¿Qué son actitudes egoístas? pues hago un resumen: robar tiempo a nuestros hijos en preferencia a cualquier otra cosa con tal de no tener que "aguantarles", el negar a un bebé nuestra leche y calor porque necesitamos recuperar nuestras vidas cuanto antes, el negar la compañía de las noches a un niño que nos está reclamando porque nos necesita, el mandar callar a un pequeño que está explicando algo mientras nosotros hablamos con la madre de pepita de la última de la Belén Esteban porque nos parece mucho más interesante que lo que nos cuenta nuestro pequeñ@.

Sí señores sí. Yo sí que creo que todas las madres no son iguales.

Basta ya de ataques gratuitos. Me gustaría recordar que si se aprueba algún día esa baja maternal de 20 semanas las beneficiadas no solamente serán estas locas de la teta que tanto ruido hacen y tanto molestan a la sociedad. Todas las madres que LIBREMENTE decidan no dar pecho a sus bebés también tendrán las 20 semanas de baja, aunque luego las dediquen para ponerse a dieta rápido, ir a la peluquería y recomponer sus parejas mientras que pierden lo mejor de sus días: la crianza de sus recién nacid@s.

9 comentarios:

misteriosa dijo...

Bueno, yo también voy a mojarme:

1 - Creo que sí hay gente que es pesadita, es decir, cuando alguien tiene claro que quiere dar biberón, la verdad sí hay personas que se le tiran a la yugular, cosas que yo he optado ya por no hacer (sobretodo pq luego te sorprendes de otras cosas que hacen que las convierten en excelentes madres).

2 - De acuerdo en casi todo lo que dices: la baja maternal se ampliará para todas; decir que le das bibe porque no duermes de noche, nada que no se arregle colechando; etc.

3 - Otra cosa que me sorprende que se te haya pasado por alto: Cuando dice "en el trabajo todo son problemas para coger la hora de lactancia". PUes en primer lugar, lo que hay que cambiar es eso, es un derecho y se tiene que poder coger. Igual que nos parece un abuso que una empresa no pague sueldos, es un abuso que no respete esa hora. Lo segundo, si dice que el estrés en el embarazo causa tantos problemas al feto, en ese trabajo estaría bien estresada, pq si no puede coger la hora de lactancia, ahora que no me venga con que la dejaban descansar, así que peor me lo pone, pq su hijo recibe el estrés del embarazo y además se pierde la leche materna.

4 - También me gustaría decir algo, pues demasiadas veces veo hablar de buenas madres y malas madres, y aquí parece que somos todas hermafroditas. Si una madre da biberones o deja al niño con los abuelos porque está estresada, a mí me gustaría saber dónde diablos está el padre, porque demasiadas veces ellos se escaquean y para colmo no reciben ni una décima parte de la presión que reciben sus mujeres. Es verdad que hay mujeres que no sabes para qué porras han tenido hijos, pero otras están muy solas con mucho trabajo y bastante hacen, para que encima las critiquemos.

saludos

Tita dijo...

Lamiri dijo:
"Otra cosa es que digamos que no nos parece una buena madre una mujer que sabiendo que dar teta es lo mejor del mundo para su bebé se niegue a darle lo mejor porque necesita tiempo para ella. Porque necesita seguir su vida. Entonces es que esa mujer no quiere ser madre o no sabe lo que significa ser madre. No hay más."

Creo que son comentarios tan radicales como estos "No hay más" similares a "por cojones" los que os dan la fama.

Realmente me siento mal después de leer tu post, y meter en el mismo saco a madres que cortamos a nuestros hijos porque nos gritan, no cuando hablamos con la vecina de Belén Esteban, sino con tu marido de como ajustar la economía de la casa; o porque hubo mil razones para dar el biberón, a la vez que pecho para que no perdiera "beneficios"

¿Me convierte en mejor madre que tú, Miri, haber mantenido una lactancia mixta con mi hija para que cogiera peso, y a la vez tuviera mis defensas? ¿Te convierte a ti en mejor madre no compartir con su padre el placer de alimentar a su hijo con un biberón?

No soy alérgica, no soy obesa, no tengo problemas de corazón, soy una persona básicamente sana, y se puede decir que tengo buenas defensas. Basta de idealizaciones de la maternidad que tantas frustraciones provocan en "buenas madres" que con tanta ansiedad y presión por dar bien la teta, ¿causais? ¿te meto a ti también?

Mi madre, por ignorancia o por moda o por lo que fuera y no por maldad, me crió con biberón. Y yo hice parte de ese trayecto con mi hija.

¿Que buscaré todas las alternativas para dar el pecho, lo más natural a mi segunda hija? claro que sí, pero no seré peor madre si fracaso en el camino.

Creo que una buena madre, sabe cuando retirarse y rendirse ante la evidencia, de que por la razón que sea, su hija pierde peso en vez de ganarlo. Estoy orgullosa de la decisión que tomé, y eso no me hace peor madre que nadie, ni lo hizo de la mía tampoco.

Entre el blanco y el negro hay una infinita gama de grises que ignoráis, y en vez de atacar a los que ni les va ni les viene amamantar y van criticando a las que amamantan en público, atacáis a las sufren esa presión.

Yo no os voy a llamar talibanas, porque es una cuestión de respeto, al igual que no llamarnos "malas madres o de segunda categoría"

Saludos

La Miri dijo...

Tita, es tu opinión. Como ves, eres libre de expresarla en mi blog.

Yo no la comparto. ¿Sabes? pero aunque a algunos les parezca una talibana (un insulto como una catedral) defiendo la libertad de expresión dentro de mi blog.

Lo que he dicho en el post es lo que pienso y creo que lo he explicado claramente.

A mi también me ha molestado lo que dices en tu mensaje y también me siento mal cada vez que la MAYOR PARTE DE LA SOCIEDAD me juzga.

Me paso la vida justificando que doy pecho a mi hija de dos años, que duermo con ella y que antepongo todas mis necesidades a las suyas.

Veo a muchas mujeres que luchan por los derechos de todas y que se ven pagadas con burlas y con ironías.

No hay más que ver la portada del Dominical del mundo de hace una semana.

Yo no me voy a meter con ninguna mujer a ninguna parte. No se me ocurre dar consejos a nadie, simplemente tengo un blog de opinión en el que cualquiera puede participar y en el que expreso lo que siento según mis experiencias.

Un abrazo,

Miriam.

Tita dijo...

Dices que la mayor parte de la sociedad os juzga (nos juzga)

Cierto es.

Pero es que vosotras, o al menos tú libremente en tu blog juzgáis alegremente a las que no dieron, dan o darán pecho. Sólo eso.

Tú tienes tu blog para expresar lo que te parezca ¡faltaría más! Por lo mismo, por estar habilitado comentar, me permito el lujo de hacerlo.

Saludos

La Miri dijo...

Tita lo primero en respuesta a que en mi blog se pueda o no comentar lo que a cada una le parezca lo digo aludiendo claramente al adjetivo de talibana que se me pueda adjudicar.

Creo que no es la primera vez que no opinamos igual y sabes perfectamente que jamás se me ocurriría obviar lo que me cuentas tú o cualquier otro comentarista.


Me refiero a eso.

Creo que el post queda claro que es una RESPUESTA a lo que una conocida periodista ha declarado públicamente. No se trata de ningún juicio. ¿Qué pasa que me pueden llamar Talibana, radical, dictadora... y yo no puedo decir que no me parece para nada bien el egoísmo de muchas madres?

Creo que vivimos en el mismo mundo Tita y eres madre hace mucho tiempo y bien sabes que lo que digo es cierto. Sabes que todos los padres y madres no son iguales.

Y a mi también me duele escuchar ciertas conversaciones en el parque. Y también lo paso mal cuando me callo por respeto o simplemente porque se me ponen como fieras si intento decir que eso de no tener leche no es cierto, o cuando intento explicar que todas tenemos buenas leches.

Estamos confundiendo lo que es mejor para los padres y lo que es mejor para los hijos.

La lactancia, el colecho, el apego, nuestro tiempo y dedicación y respeto es lo mejor para nuestros hijos. Lo demás... son excusas.

Supermama dijo...

Estoy de acuerdo contigo, en todo, y creo que lo que aquí pasa es que nos pasamos el día justificandonos. Por todas es sabido que dar el pecho es lo mas saludable para nuestros hijos, todas sus ventajas, etc, etc, (sino, para que tenemos esa habilidad?) y la que no ha podido o querido darselo, que hace? justificarse. Y estoy harta de leer justificaciones.

Si has decidido LIBREMENTE no dar el pecho, pues por lo menos no te sientas inferior, no te sientas mal por no haberlo hecho y veas todos los comentarios de los que lo hacen como un ataque.

Y así quizás podamos todas (lactivistas y no lactivistas) luchar por lo que nos interesa, las 20 semanas de permiso.

Porque no habría sido mejor quedarse allí sentada con esas mujeres para pelear por la misma causa?

Tita dijo...

Por mi parte no veo en los comentarios acerca de dar el pecho como un ataque hacia mí. ¿Justificarse? humano es.

He respondido ante no un "muchas madres" sino un "todas" generalizado desde el principio.

No sólo es necesario concienciar de la importancia de la lactancia materna y que no nos vean como "guarras" sacando la teta en cualquier parte (como he tenido que pelearme ante un comentario así el otro día), sino apoyar sobre todo a las que sí queremos hacerlo, y por desgracia no hemos tenido tanta ayuda, o un mínimo grupo de apoyo en nuestra localidad. Desde luego de hace 6 años que tuve a mi hija a ahora, eso ha cambiado mucho.

Hay que tener cuidado y responsabilidad con la "sensibilización" que tanta frustración y ansiedad causa en una mayoría que quiere amamantar y no sabe, o no puede, o no está apoyada o todo junto.

Porque repito, las que quieren y no lo consiguen no son el enemigo. El enemigo son artículos como el del mundo, contra el que por cierto, podéis firmar apoyando esta carta:

http://mundoylactancia.blogspot.com/2010/10/carta-el-mundo.html?showComment=1287692765034_AIe9_BEgrJF5-AJ3jOp0-CkOeedqZYqBj8oVZ-IvBIDsZf8U4JmRqScOH_z_cind-iqyLnQA_4NgToPB74WCCRRB4DtZdIwiOItVX_kp-v_ajQ4J_iK9-PAsZ2PfjrLpneFJzFu6QSRZxVV_h6wQwp76v2eiX0txyBpQn0tn8MkVmgSheo5rtWVratWi-6NOPlPAaZcSqgr-4TWtZSrWFdfp985yZpjvNRwGMU6ys0bPmb1WgnBsYtjk_F79iObWqkPBCj4p9VgD3I6KpTFJpHXTAjq1FoPMsSeEUFAnk2_UBD19GqrVXOefzrUBdO5D9OAvPUYwGpsf1AlZq95VTfgPaAbxWFAf-ZgbkX5nDV56RfcNXWikjEGZgKTpddlAcvnYj3qPUcuLpQ810CYFZZ_Fw4kc1p82jwapUY0-0oQm6jLro3FHYkF6_i8xrT9bLssnqh89-ilAhWvrpDboH1cKUGA_8xN1qZqqacAYXZoA6zpq9i4Yq4w9qrB2UgsUTs4Sm3MDLdM5uJKP6IOSYsV8drwHX9zAvzu1BX0MgFnE5WKBrVL6A_9Y7TkPymkdFhhMjPdy9zzEmceQsxsDmu8yBl4pAmpdeF-vOWTjiQuCkN9-Uyda7dOXjWmOVz6f9eKjKxAWUqmePNIqC2JgeiwPtdcjy41Kcmv-npbsZ_9kd3kjT2yG0C13i8A7ur4VwLARBMquQju-ULfdVf3FWHOjYnBrGVIjX-3KryFYKkXt-ZFxgMEYguQ#c7284532730301614596

Saludos

Ileana dijo...

Preparemosnos, porque seguirán viniendo reportajes de este tipo.

Una madre que amamanta NO ES MEJOR que otra que no lo hace.

Simplemente es MEJOR QUE ELLA MISMA SI NO AMAMANTARA.

Yo no soy mejor que otra madre que dé biberón: soy mejor que yo misma si hubiera dado biberón, y doy gracias al cielo por haber podido amamantar con facilidad.

Creo que LA CULPA la tienen esas mismas madres dentro de sí, y la PROYECTAN sin piedad en la madres que amamantamos o defendemos la lactancia.

Este artículo es un claro ejemplo de ello.

Y en lugar de pedir ayuda, y de pretender cambiar el sistema, la emprenden CONTRA EL MENSAJERO.

La Miri dijo...

Ileana me gustaría dejar claro puesto que el post puede llevar a confusión como creo que no se trata de ser mejor o peor... yo no digo que sea mala madre... si no hablo de lo que a mi me parece que sí hace una buena madre. Que es dar todo lo que tiene a su alcance, sin egoísmo, sin reproches...

Estoy muy decepcionada con todo esto... triste... en fin... parece que solo tengan derecho a decir lo que piensan las personas que no se sienten identificadas con la crianza sin concesiones.

Un abrazo.